Robots constructores armaron una silla en 20 minutos [VIDEO]

Francisco Suárez-Ruiz et al. / Science Robotics, 2018

Ingenieros de Singapur enseñaron a dos robots manipuladores a armar una silla de IKEA, toman las piezas partes por sí mismos, insertan clavijas y los unen en una sola estructura, cuentan los desarrolladores en la revista Science Robotics.

Armar muebles con piezas prefabricadas, siguiendo instrucciones detalladas puede parecer relativamente fácil. Pero los robots necesitan tener un sistema de posicionamiento preciso para colocar correctamente las piezas, no romperlas y conocer la secuencia de ensamblaje exacta. Hay pocos desarrollos en este área y la mayoría de ellos puede realizar solo una operación básica. En 2015, los ingenieros de la Universidad Tecnológica de Nanyang (Singapur), liderados por Quang-Cuong Pham, enseñaron a los robots a insertar una clavija de madera en una ranura de los muebles.

Ahora, han perfeccionado este sistema y enseñaron a los robots todas las habilidades necesarias para ensamblar el armazón de una silla. Al igual que en el trabajo anterior, los investigadores utilizaron dos robots manipuladores con pinzas en el extremo y sensores de fuerza de seis ejes. Delante de los robots, se instaló una cámara 3D para ayudarlos a ver los detalles y sincronizar sus movimientos.

Dado que el robot tiene una precisión de posicionamiento alta, pero no ideal, los ingenieros han desarrollado una forma interesante de buscar la ranura. Después de que la clavija toca la superficie de la pieza, el robot comienza a moverla en espiral hasta que la pieza prácticamente deja de poner resistencia. Después, el robot simplemente inserta la clavija.

Método para encontrar una ranura. /Francisco Suárez-Ruiz et al. / Science Robotics, 2018

Los desarrolladores han creado un sistema de planificación de movimientos que permite a los robots realizar acciones juntos, por ejemplo, uno de ellos sostiene una pieza, y el otro toma la clavija y lo inserta en la ranura. Además, les ayuda a no colisionar pese a que sus áreas de movimiento se cruzan. Los ingenieros demostraron el trabajo de los robots usando el ejemplo de una silla de madera de IKEA. Los robots ensamblaron el mueble en poco más de veinte minutos.

El año pasado, la empresa Toyota presentó el robot humanoide T-HR3, que puede ser controlado mediante un exoesqueleto que incluye un casco de realidad virtual. El sistema le permite al operador controlar el movimiento del robot como si se tratara de su propio cuerpo.

María Cervantes

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, tecnología que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.