Por primera vez, se demuestra el cruce entre dos especies distintas de monos obispo

"Jimmy" es un mono macho híbrido del Parque Nacional Gombe. /Proyecto de mono híbrido Maneno Mpongo / Gombe

Las heces de dos especies de monos obispo (o guenon) genéticamente distintas han sido cruciales para revelar un secreto de alcoba de estos primates, que habitan en el Parque Nacional de Gombe en Tanzania, África: han tenido descendientes híbridos durante cientos o incluso miles de años, según el trabajo publicado en el International Journal of Primatology.

Estudios anteriores sugerían que las características físicas de los diferentes monos guenon, que presentan una gran variedad de colores deslumbrantes y rasgos faciales como barbas tupidas y enormes manchas nasales, tienen precisamente el objetivo de evitar que se crucen. Se creía que sus elecciones de pareja y las señales que utilizan para seleccionar un compañero son específicas de cada especie y que comparten rasgos comunes vinculados a su especie.

Maneno Mpongo and Elizabeth Tapanes/Gombe Hybrid Monkey Project

El equipo, de la Universidad Atlantic de Florida (EE.UU.), examinó la extensión y patrón de transferencia genética o flujo de genes de monos cola roja (Cercopithecus ascanius) a monos azules (Cercopithecus mitis) debido a la hibridación. Estas dos especies son los únicos de su familia que colonizaron los estrechos bosques ribereños a lo largo del lago Tanganyika, y coexisten con chimpancés y babuinos. Según los científicos, que han identificado a los monos híbridos por sus marcas combinadas de ambas especies parentales, alrededor del 15% de la población son híbridos, lo cual es muy inusual.

Utilizando ADN mitocondrial, extraído de las heces de 144 monos de cola roja, monos azules e híbridos, se ha demostrado el movimiento del material genético de una especie de guenon a otra en una zona híbrida activa. Después de examinar las muestras de materia fecal, se descubrió que todos los monos (híbridos, colas rojas y azules) tienen ADN mitocondrial (transmitido por la madre) de cola roja, lo que significa que todos son descendientes de monos de cola roja hembra.

El equipo especula que los monos de cola roja llegaron primero al Parque Nacional de Gombe y prosperaron en el medio ambiente. Los monos machos azules que se encontraban fuera del parque tuvieron que encontrar nuevos hogares después de ser expulsados de sus grupos, lo que sucede cuando alcanzan la madurez sexual. Impulsados por el sexo, se aventuraron en el paisaje para encontrar parejas apropiadas: monos azules hembra. En cambio, encontraron a las hembras de cola roja. Aparentemente, ellas se vieron atraídas por estos jóvenes con rostros diferentes y se aparearon con ellos.

Hoy, Gombe es un hábitat forestal aislado. Debido a que son muy sociables y han tenido que compartir espacios cerrados durante décadas o incluso siglos, los investigadores creen que han aprendido socialmente que si creces en un grupo híbrido, está bien aparearse con todos.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.