La NASA detecta agujeros sin explicación en el hielo marino del Polo Norte

Imagen de los misteriosos agujeros del Ártico. /IceBridge de la NASA

La Operación IceBridge de la NASA, una misión aerotransportada que vuela anualmente sobre ambas regiones polares, lleva una década sobrevolando el Ártico, mapeando el hielo terrestre y el hielo marino de la región. El 14 de abril de 2018, John Sonntag, científico de la misión descubrió algo que nunca había visto antes: misteriosas características circulares en torno a agujeros en el hielo marino del Ártico.

Sonntag tomó esta fotografía de la ventana del avión de investigación P-3 mientras sobrevolaba el este del mar de Beaufort. En ese momento, la ubicación del avión era 69,71 ° norte y 138,22 ° oeste, a unos 50 kilómetros al noroeste del delta del río Mackenzie en Canadá. El objetivo principal del vuelo ese día era realizar observaciones de hielo marino en un área que carecía de cobertura por parte de la misión antes de 2013. Sin embargo, la imagen desató una gran intriga.

Algunos aspectos de la imagen son fáciles de explicar: el hielo marino es claramente hielo joven que crece dentro de lo que alguna vez fue un área larga y lineal de agua abierta o plomo, afirman. Según los científicos, podría haber un movimiento general de izquierda a derecha del nuevo hielo como lo demuestra el rafting en el lado derecho de la imagen, que se produce cuando dos témpanos de hielo delgado colisionan. Como resultado de la colisión, los bloques de hielo se deslizan arriba y debajo en un patrón que se asemeja a una cremallera o dedos entrelazados.

Pero la existencia de estos agujeros no e stan fácil de entender. Para los expertos, hay muchas posibilidades de que sean simplemente manantiales cálidos o filtraciones de aguas subterráneas que fluyen desde las montañas hacia el interior que hacen su presencia en esta área en particular. Otra posibilidad es que sean respiraderos creados por mamíferos, como las focas.

Sin embargo, Chris Polashenski científico del hielo marino en el Laboratorio de Investigación e Ingeniería de las Regiones Frías, considera igualmente plausible es que los agujeros fueran causados por convección. Y una última hipótesis, propuesta por Chris Shuman, del Goddard Space Flight Center de la NASA, es que el agua más cálida de las corrientes de Beaufort o del río Mackenzie esté llegando a la superficie debido a la interacción con la batimetría.

No obstante, hace falta mucha información para determinar su naturaleza. "No siempre es fácil basarse en una fotografía o imagen de satélite solo, por lo que las siguientes ideas son especulaciones", señalan los investigadores del NASA Earth Observatory.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.