DARPA organiza un concurso de lanzamiento de satélites a la órbita dotado en 10 millones de dólares

SpaceX / YouTube

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA) de Estados Unidos ha anunciado una competencia para compañías que realizan lanzamientos espaciales, en la que tendrán que llevar carga a la órbita cercana a la Tierra dos veces. Para el consurso, se revelará a los participantes información sobre la carga útil, la órbita objetivo y el cosmódromo solo unas semanas antes del primer lanzamiento, que tendrá lugar solo una semana antes del segundo. El premio principal es de 10 millones de dólares, según su sitio web.

Uno de los principales problemas de la industria del lanzamiento espacial es su alto costo, por lo que solo empresas y universidades relativamente importantes pueden permitirse el lujo de lanzar su propio aparato. Pero rara vez se menciona otro problema: la preparación para los lanzamientos espaciales lleva años, en casos excepcionales, meses, y con frecuencia esto no se debe al periodo que se requiere para construir un satélite, sino a causa del operador del lanzamiento. En concreto, el lanzamiento de pequeños satélites, cuyos propietarios generalmente tienen que ajustarse a la fecha de lanzamiento de un gran satélite que sirve como carga principal.

DARPA ha anunciado una competencia para compañías que lanzan dispositivos pequeños (que pesan hasta una tonelada), y pretende resolver este problema. Primero, las compañías candidatas deben calificar para participar en la competencia. Con este fin, los equipos deben presentar una solicitud y recibir la aprobación de la Administración Federal de Aviación de los EEUU (FAA) antes del 15 de octubre. Al calificar el equipo recibirá US$400 mil. Lo más probable es que solo unas pocas compañías de lanzamiento espacial puedan participar en la competencia, entre ellas ULA, Orbital ATK, SpaceX y la compañía estadounidense-neozelandesa Rocket Lab.

El concurso en sí consistirá en dos etapas, que se llevarán a cabo a fines de 2019. Inicialmente, el equipo solo tendrá los datos orbitales aproximados e información básica sobre el dispositivo que se está lanzando. La información más importante, como la masa de carga, su configuración y los parámetros exactos de la órbita objetivo, se revelará unas semanas antes del lanzamiento. El cosmódromo, desde donde se realizará el lanzamiento, también se conocerá solo unas semanas antes. Lo único que los equipos sabrán es que el cosmódromo se seleccionará de entre los que tienen licencia de la FAA.

Después de recibir información sobre los parámetros y la fecha de lanzamiento, la empresa tendrá que lanzar el satélite provisto a la órbita indicada. Si el lanzamiento es reconocido como exitoso, la compañía recibirá dos millones de dólares y un permiso para un segundo lanzamiento dentro de unas semanas después. Los equipos que completen con éxito ambos lanzamientos serán calificados de acuerdo con el peso de la carga, así como el tiempo y la precisión del lanzamiento, y tres de ellos recibirán premios de US$10, US$9 y US$8 millones, según el lugar ocupado.

Por otro lado, el concurso que Google lanzó en 2007 con el fin de enviar una misión privada a la Luna, y que canceló a inicios de este año; sigue en pie. La diferencia es que esta vez será sin el patrocinio de Google y sin ningún premio en efectivo. 

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en 
N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, tecnología que suma”.

Novedades

Nuestro reportero del futuro Juan Scaliter, autor de "Exploradores del futuro" y "La Ciencia de los Superhéroes", viaja cinco años hacia adelante y nos envía la primera de sus historias sobre todo lo que presencia desde la perspectiva de una familia común y corriente.

La otra vida de Pi: el transporte del 2025

Al cumplirse casi cinco años de iniciada la pandemia, los autos privados son prohibidos, la inteligencia artificial invade el transporte, y la energía solar amenaza a la energía eléctrica

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.