Científicos rusos desarrollan un exoesqueleto inteligente para evitar lesiones

El prototipo de ExoChair. /"Karfidov Lab"

Ingenieros de Robots útiles y Karfidov Lab (Rusia) desarrollaron y probaron con éxito el exoesqueleto ExoChair para la parte inferior del cuerpo. Como señaló la oficina de diseño a N + 1, el nuevo exoesqueleto está equipado con un sistema de control basado en la inteligencia artificial, para el cual los desarrolladores actualmente recogen datos de los movimientos laborales. 

Hay muchas profesiones que requieren que una persona realice acciones repetitivas, a veces sin complicaciones. Sin embargo, estas acciones, llevadas a cabo día a día, pueden causar diversas lesiones. Por ejemplo, los obreros de construcción, que levantan objetos pequeños varias veces al día, con el tiempo sufren de lesiones en la columna vertebral. 

Los desarrolladores afirman que ExoChair es el primer exoesqueleto industrial desarrollado en Rusia. El dispositivo pesa cuatro kilogramos y está equipado con una batería recargable de ion de litio, que dura 48 horas. Para el diseño de ExoChair se ha tomado en cuenta el tamaño de una persona en particular. El exoesqueleto se puede ajustar para personas que miden de 165 a 190 centímetros. El sistema de control electrónico del exoesqueleto se encuentra en la parte posterior de la cintura.

Actualmente, los desarrolladores recopilan datos de los sensores de fuerza e inercia de la posición del cuerpo del usuario. Junto con el miograma de la actividad muscular, estos datos se utilizarán para entrenar la red neuronal.

En el futuro, se va a desarrollar un algoritmo para la gestión del sistema, que permitirá determinar la posición del usuario y fijar la carcasa en una posición más óptima. A mediados de este año, los desarrolladores esperan probar el exoesqueleto, lo que permitirá estimar la compensación de los costos de energía proporcionados por el dispositivo.

Asimismo, los diseñadores están finalizando ExoChair y quieren reducir el peso del dispositivo al menos a 3,7 kilogramos, y mejorar el sistema de fijación del exoesqueleto. Como se esperaba, en el costo de producción en masa del dispositivo será de alrededor de US$2.400.

A finales del año pasado, la empresa automotriz estadounidense Ford comenzó a probar los exoesqueletos de la parte superior del cuerpo, que deben facilitar el trabajo de los maestros en las líneas de montaje. Según la compañía, las pruebas se realizaron en dos fábricas en EE. UU., junto con la empresa estadounidense Ekso Bionics, que desarrolló los dispositivos. En el futuro, está previsto que las pruebas de exoesqueletos comiencen en las empresas de Ford en Europa y América del Sur.

María Cervantes

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, tecnología que suma”.

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.