Nuestros ancestros aprendieron a caminar en dos patas mucho antes de lo que creíamos

Wikimedia Commons

Caminar en dos pies supuso una serie de ventajas evolutivas para los homínidos: desde tener libres las extremidades superiores hasta tener una mejor visión de lo que ocurría a nuestro alrededor. Y hasta hace poco, se creía que este paso evolutivo había ocurrido recientemente.

Sin embargo, una nueva investigación presentada en la conferencia Experimental Biology 2018, sugiere que los antepasados ​​de la humanidad caminaban erguidos sobre dos patas hace unos 3.6 millones de años. Eso es mucho antes de lo que los científicos habían creído anteriormente.

David Raichlen, un antropólogo evolutivo de la Universidad de Arizona, examinó dos sitios en Laetoli, un sitio paleoantropológico en el norte de Tanzania; y encontró huellas que muestran claros signos de bipedación.

Como se recuerda, Laetoli es un sitio de importancia histórica. Allí es donde la famosa antropóloga Mary Leakey y sus colegas encontraron alrededor de 70 huellas humanas tempranas. Las "huellas de Laetoli", como se las conoce, provienen del género Australopithecus.

Raichlen y su equipo utilizaron una serie de métodos para estudiar las huellas de Laetoli. Ocho voluntarios caminaron hacia adelante y hacia atrás tanto en posición erguida como encorvada, con las rodillas y las caderas dobladas. Comparando de cerca las impresiones dejadas por los dedos de los pies con las impresiones dejadas por los talones, el equipo de Raichlen pudo observar cómo el centro de presión de cada voluntario se movía a lo largo de su pie cuando avanzaban. Los patrones creados por la marcha vertical moderna coincidían estrechamente con las huellas creadas hace más de 3 millones de años.


La presión de los pies en las Huellas de Laetoli, ya indican una postura erguida
David Raichlen / Universidad de Arizona

A medida que nuestros antepasados ​​dejaron los árboles, el movimiento vertical fue crucial en su evolución. Al probar el experimento de Raichlen, se hace evidente que se gasta mucha más energía al caminar en una posición encorvada.

"Este trabajo sugiere que, hace 3.6 millones de años, los cambios en el clima y el hábitat llevaron a la necesidad de que los homínidos ancestrales caminaran largas distancias durante sus combates diarios de alimentación”, dice Raichlen dice en un comunicado de prensa.

“La selección puede haber actuado en este momento para mejorar la economía de energía durante la locomoción, generando la mecánica humana que empleamos hoy", añade. Y además cree que va incluso más atrás que eso. En declaraciones al Washington Post, Raichlen dijo que "la marcha erguida de los bípedos se remonta a 4 o 5 millones de años". Aunque no mostró más pruebas de sus afirmaciones.

La historía sobre nuestro pasado, está en constante cambio. En octubre del año pasado, un grupo de científicos alemanes encontró un diente fósil de unos 10 millones de años de antigüedad que no encaja en la línea del tiempo de la historia humana establecida, y pone en duda el origen africano de la humanidad.
 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.