¿Por qué algunas bacterias pueden comerse los antibióticos?

Bacteria de Staphylococcus aureus 
Wikimedia Commons

Una investigación del año 2008  descubrió por accidente que algunas bacterias no solo eran resistentes a los antibióticos, sino que hasta se los podían comer. Como parte de un experimento, los científicos estaban cultivando bacterias del suelo en presencia de penicilina, esperando que esto detuviera la proliferación de las bacterias.

"Pero vimos un crecimiento excepcional de los antibióticos", dice Gautam Dantas en la Universidad de Washington en San Luis, cuyo equipo descubrió que algunas cepas estaban alrededor de 50 veces por encima del umbral en el que las bacterias normalmente se clasifican como resistentes a los antibióticos, y que se alimentaban de la penicilina.

Se ha encontrado que muchos otros tipos de bacterias del suelo hacen lo mismo desde entonces. Para descubrir cómo lo hacen, Dantas y sus colegas cultivaron cuatro de estas cepas en diversas condiciones de laboratorio.

La nueva investigación

Los investigadores se centraron en los genes que se activaron cuando las bacterias fueron expuestas a la penicilina, e individualmente fueron eliminando uno a uno para observar los efectos. Esto reveló que las bacterias pueden prosperar con la penicilina usando un cóctel de diferentes enzimas, proteínas que catalizan las reacciones químicas. Los resultados fueron publicados en Nature Chemical Biology.

Las bacterias primero usan una enzima para resistir el antibiótico, de modo que no interfiere con sus paredes celulares y las mata cuando crecen y se multiplican. Luego usan un par de enzimas para comenzar a separar la penicilina, antes de que una gran cantidad de 10  enzimas o más permitan a las bacterias utilizar el carbono en el antibiótico degradado como fuente de alimento. Cuando los genes de estas enzimas se administraron a la inofensiva bacteria Escherichia coli, se volvió capaz de comer antibióticos de la misma manera.

Los antibióticos han existido durante millones de años, por lo que no es sorprendente que las bacterias hayan evolucionado para usarlos como fuente de alimento, dice Matthew Avison en la Universidad de Bristol, Reino Unido. "Tenemos que aceptar que si toma antibióticos de la naturaleza, habrá bacterias que pueden descomponerlos", dice Avison.

Algún patógeno podría adquirir esa habilidad

De momento, no se conoce ninguna bacteria causante de enfermedades que tenga esta capacidad de engerir antibióticos. Pero las bacterias pueden intercambiar y compartir genes fácilmente, por lo que no es descabellado que ocurra con algún patógeno, especialmente los que provienen del suelo. "Tienen la oportunidad de adquirir y usar los mismos caminos", dice Laura McCaughey en la Universidad de Tecnología de Sydney.

Dantas espera que sus hallazgos nos ayuden a estar un paso delante de las bacterias, permitiendo a los investigadores crear antibióticos que no se pueden descomponer de esta manera. También podemos encontrar usos para las enzimas utilizadas por las bacterias del suelo, utilizándolas para descomponer los antibióticos que salen al medio ambiente, y reduciendo el riesgo de que ellos impulsen la evolución de la resistencia.

Las superbacterias resistentes a los antibióticos son una de las principales preocupaciones de los sistemas de salud de las naciones porque ya han acabado con la vida de varias personas. Por eso, distintos laboratorios a nivel mundial están luchando para encontrar una manera de eliminarlos. Algunos están teniendo más éxito que otros.

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.