La Armada británica se equipa con robots dragaminas

MoD UK

La Armada Real de Reino Unido ha adoptado el primer dragaminas robotizado sobre el agua capaz de detectar y neutralizar varios tipos de minas de mar, incluidas municiones con control digital. Según informa Defense Aerospace, el robot se convirtió en el primer dispositivo de ese tipo en el arsenal de la flota británica. Su desarrollo y suministro fue manejado por Atlas Elektronik en virtud de un contrato por valor de US$17,6 millones.

En una flota, barcos especiales y buques de guerra se dedican a la detección y neutralización de minas marinas. Están equipados con sistemas capaces de detectar municiones y el equipo necesario para socavarlos. El cuerpo de las dragaminas generalmente está hecho de materiales no magnéticos, por ejemplo, fibra de vidrio, para evitar la activación de minas magnéticas. El uso de dragaminas plantea grandes riesgos para la salud y la vida de la tripulación. Los dragaminas-robots permiten evitar riesgos innecesarios y acelerar la búsqueda de minas marinas.

Los detalles técnicos sobre el robot-dragaminas, adoptados por la Armada Real no se revelan. Según la declaración del Ministerio de Defensa británico, el barco está equipado con equipos que pueden emitir impulsos electromagnéticos, eléctricos y acústicos. Estos pulsos son capaces de activar detonadores de minas marinas magnéticas, inductivas y acústicas. El barco también está equipado con un sistema para reconocer objetos de superficie y evitar colisiones con ellos.

El robot tiene una longitud de 11 metros, y su masa es de aproximadamente diez toneladas. Todo el complejo es lo suficientemente compacto y puede ser transportado en un avión, barco o camión. Los militares británicos no revelan otros detalles sobre el robot. 

Recientementte, los desarrolladores de la compañía turca Albayrak Savunma y la Universidad Técnica del Mar Negro trabajaron en la creación de un nuevo tipo de minas marinas móviles. Según Defense News, los nuevos proyectiles se implementarán en forma de mantarrayas, que serían controlados por señales hidroacústicas cifradas. El desarrollo se lleva a cabo dentro del proyecto Wattozz.

 

María Cervantes

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, tecnología que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.