Mira en este vídeo cómo ocurre el contagio del virus del sida

Célula infectada con VIH. /Wikimedia Commons

Aunque la mayoría de la población tiene claro que el VIH se trasnmite sexualmente, el mecanismo que usa este virus para cruzar las membranas mucosas genitales y alcanzar sus objetivos en el sistema inmune no se comprende tan bien. Investigaciones anteriores han analizado las mediciones bioquímicas o la morfología en varios puntos durante el contagio para investigar este proceso, y ahora, investigadores del Instituto Cochin de la Universidad de Paris (INSERM, CNRS, Francia) han construído un modelo in vitro de la mucosa uretral para observar el proceso de principio a fin.

En los videos grabados se puede ver cómo una célula T (presentes en todos los fluidos genitales) infectada con VIH marcado con fluorescencia verde encuentra células epiteliales de un tejido de mucosa uretral reconstruido. Cuando entran en contacto con una célula epitelial, se forma una especie de bolsa, llamada sinapsis virológica. Esta reorganización de la membrana de la célula infectada estimula la producción del virus VIH infeccioso, que aparece en los videos como puntos fluorescentes verdes. Luego, el virus se propaga a través de la sinapsis hacia la célula epitelial de la mucosa. Sus hallazgos se han publicado en Cell Reports.

Una célula infectada con VIH (verde) en contacto con el epitelio uretral que comienza a formar una explosión de virus. /Cell Reports

Los investigadores destacan que la célula epitelial no está infectada: el virus simplemente viaja a través de la célula a través de la transcitosis: una vez que cruza la capa epitelial, es capturada por células inmunes llamadas macrófagos en el estroma. Después de una hora o dos, una vez que el virus ha sido producido y derramado, el contacto celular finaliza y la célula T infectada se mueve. Mientras que los virus libres de células pueden atravesar la mucosa, son mucho menos eficientes para penetrar que los virus unidos a las células que pueden hacer uso de la sinapsis virológica y la transcitosis.

Una célula infectada con VIH (verde) en contacto con el epitelio uretral y formando virus. Una sinapsis virológica se forma entre ellos y el virus es arrojado por la célula infectada por el VIH. /Cell Reports

Un hallazgo sorprendente de esta imagen fue que las células T infectadas parecían dirigirse a las células epiteliales directamente encima de los macrófagos, que continúan produciendo y eliminando el virus durante 20 días, después de lo cual entran en un estado latente. Pero el virus todavía se almacena en el macrófago. Esto plantea un desafío para los esfuerzos por desarrollar tratamientos para el VIH, porque el virus llega a estos reservorios de macrófagos en el tejido genital mucho antes en el proceso de infección que los reservorios de células T más frecuentemente estudiados en la sangre.

Una célula infectada por el VIH (verde) que ya ha formado una sinapsis con una célula epitelial. Cuando se ha eliminado todo el virus, la célula infectada se va. /Cell Reports

"Una vez que se instala el VIH en un reservorio, la vida es muy complicada si se quiere erradicar el virus. El tratamiento con terapias antirretrovirales puede mantener latentes los reservorios del virus, pero detener la terapia permite que el virus rebote y continúe propagándose Así que un objetivo sería actuar extremadamente temprano en la infección para evitar la formación de este reservorio, por lo que que se necesitaría una vacuna activa”, explican los autores.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.