Quizás debas pensarte ese viaje: el turismo contamina 4 veces más de lo que se pensaba

Flickr

Desde hace un tiempo se sospechaba que el turismo tenía un efecto pernicioso sobre el clima, pero no es hasta ahora que se comienza a tener una idea clara. De acuerdo a una investigación publicada en Nature Climate Change, el turismo se ha expandido tan rápidamente que ahora representa el 8% de los gases de efecto invernadero. Eso es hasta 4 veces las estimaciones anteriores.

Arunima Malik, de la Universidad de Sydney, Australia, y sus colegas calcularon las emisiones anuales de gases de efecto invernadero del turismo en 160 países y afirman que la industria emite alrededor de 4,5 gigatoneladas (Gt) de dióxido de carbono cada año.

Las estimaciones previas variaban de 1 a 2 Gt por año. Las nuevas estimaciones del equipo son más altas porque, además de las emisiones directas del tránsito aéreo, también incluyeron emisiones indirectas, como la producción de alimentos para los turistas (que suelen consumir más durante las vacaciones), el mantenimiento de los hoteles y los souvenirs. En 2013 esto agregó un adicional de 1 a 2 gigatoneladas.

Además, la huella de carbono anual del turismo ha crecido rápidamente, de 3,9 Gt en 2009 a 4,5 Gt en 2013. Y todo parece que indicar que esa tendencia continuará. "Estimamos que un escenario sin cambios aumentará la huella de carbono del turismo a 6,5 ​​gigatoneladas para 2025", dice Malik a New Scientist.

Las naciones más ricas contaminan más

Debido a que el turismo es una actividad no esencial que, casi exclusivamente puede ser costeado por los ciudadanos de las naciones más ricas, Estados Unidos aparece como el mayor emisor de contaminación debido al turismo (tanto interno como externo).  Sin embargo, otras naciones están alcanzando la tendencia. "[El] crecimiento más fuerte se observó en las economías emergentes como China, India y Brasil, ya que los ciudadanos ricos buscan viajar a destinos exóticos", dice Malik.

De acuerdo con esto, las cifras publicadas el mes pasado por la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas muestran que en 2017 los chinos fueron los principales consumidores de turismo. Gastaron 258 mil millones de dólares, casi el doble de los 135 mil millones gastados por los estadounidenses.

"Volar menos es una recomendación", dice Malik a BBC. Pero hasta ahora el deseo de las personas de vacaciones exóticas no muestra signos de disminuir. "El crecimiento del gasto relacionado con el turismo es un acelerador de emisiones más fuerte que el crecimiento en la fabricación, la construcción o la prestación de servicios", sentencia el investigador.

No hay una solución clara a la vista

El Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC) ha recibido los resultados de la investigación aunque no acepta que los esfuerzos de la industria para reducir el carbono hayan sido un fracaso. "Sería injusto decir que la industria no está haciendo nada", dijo Rochelle Turner, directora de investigación de WTTC. "Hemos visto un número creciente de hoteles, aeropuertos y operadores turísticos que se han vuelto neutrales en carbono, por lo que hay un impulso".

Algunos expertos afirman que la compensación, un método en el cual los turistas gastan dinero en la plantación de árboles para mitigar su huella de carbono tendrá que aumentar, a pesar de las reservas sobre su eficacia.

Sin embargo, la conciencia es también la clave. El WTTC dice que la reciente crisis del agua en Ciudad del Cabo también ha ayudado a las personas a reconocer que los cambios en el clima pueden afectar recursos como el agua. "Existe una necesidad real de que la gente reconozca su impacto en un destino y la cantidad de agua, desechos y energía que debe usar en comparación con la población local", dijo Turner. "Todo esto permitirá a los turistas tomar mejores decisiones y solo a través de esas mejores decisiones podremos abordar el tema del cambio climático".

Con el fin de reducir los niveles de contaminación, distintas empresas y naciones están haciendo experimentos para fabricar aviones eléctricos. Israel diseñó un avión pequeño al igual que EEUU, y el Reino Unido, por su parte, está trabajando en un avión eléctrico más grande, aunque de corto alcance.
 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.