El ‘temor’ al chupacabras de López Obrador, explicado por la ciencia

Flickr

Los monstuos que aterrorizan a los humanos desde el principio de los tiempos suelen ser criaturas viven en tierras muy lejanas o en el fondo de oscuros lagos, y han sido vistos solo por unos pocos muy localizados. Pero hay una criatura que ha desafiado fronteras, llegando a ser famosa y supuestamente habitar desde latinoamérica hasta Rusia: el chupacabras.

El candidato a la presidencia de México Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha dicho estos días de campaña que de ganar las elecciones, no viviría en Los Pinos, la residencia oficial del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, “porque está embrujada y se aparece el chupacabras”. Más allá del tono de sorna de la declaración, es un indicador de lo instalada que está en el imaginario de algunos pueblos la idea de esta criatura, que ¿existe de verdad?

Según BBC, Benjamin Radford, del Comité para la Investigación Escéptica, de Estados Unidos, contó que la primera persona que vio al chupacabras fue Madeylen Tolentino, de Canóvanas, este de Puerto Rico, en 1995 y lo describió como un ser terrorífico, parecido a un extraterrestre, que pasó frente a la ventana de su casa.

Después otros habitantes dijeron haber visto una criatura bípeda, de entre 1,20 y 1,50 metros de alto, con grandes ojos, púas a lo largo de su espalda y largas garras. Hacían responsible a la bestia de la muerte del ganado, al cual le succionaba toda la sangre a través de perforaciones en el cuello. Después de que los medios se hicieran eco de estos ataques, la leyenda se hizo mundial.

A principios de la década del 2000, apareció otro tipo de chupacabras: aunque guardaba similitudes con la criatura que había sido avistada en los primeros reportes, ahora se parecía menos a un extraterrestre y más a un animal sin pelos en la piel, que se desplazaba en cuatro patas, como los perros. Radford vio el momento de investigar si esta leyenda tenía algo de verdad: .”No quería ridiculizar el caso o descartarlo. Si el chupacabras era real, quería encontrarlo", dijo.

Estudiaron 12 cuerpos de supuestos chupacabras. En su mayoría aparecieron en el estado de Texas y otras zonas en el sureste de Estados Unidos. Según cuenta, las descripciones horribles les hacían justicia: sin pelos, demacrados y con la piel aparentemente quemada.

Pero las pruebas de ADN revelaron una realidad decepcionante: se trataba de perros, coyotes o mapaches.

Sarna y hambre

La razón de la confusión es que habían perdido el pelo. Tenían sarna sarcóptica causada por ácaros, lo cual, afirma el experto, es muy común. Especialistas en enfermedades inflamatorias de la piel confirmaron que esta enfermedad puede ser lo suficientemente espantosa como para que cualquier animal parezca un monstruo.

La muerte del ganado se explicó de un modo igual de simple: este tipo de animales por lo general son víctimas frecuentes de depredadores comunes en la zona, como perros o coyotes. No es raro que estos animales muerdan en el cuello cuando atacan y abandonen los cuerpos, por lo que la víctima muere de hemorragia interna, sin que muestre otras heridas más allá de las perforaciones en el cuello.

De hecho, aunque la conocida leyenda de Drácula haya asociado las marcas en el cuello con vampiros, las especies que de verdad succionan sangre la obtienen de la superficie de la piel de sus víctimas, no la buscan en la vena yugular.

Las investigaciones demuestran que el chupacabras es solo un mito, pero ya en 2018, la leyenda parece seguir teniendo la fuerza del primer día. 

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.