El trasplante de memoria es posible: científicos lo demuestran en moluscos

Aplysia californica
Genny Anderson / Wikimedia Commons

Investigadores estadounidenses han demostrado que el trasplante de ARN contribuye a un trasplante de memoria para formar un reflejo protector. Por lo tanto, los científicos confirmaron la hipótesis de los cambios epigenéticos en el proceso de formación de la memoria a largo plazo en los moluscos. El trabajo se publica en la revista con acceso abierto eNeuro, y puede conocer los comentarios de los investigadores en un comunicado de prensa de la Universidad de California, EEUU.

Según la hipótesis extendida, la formación de memoria a largo plazo se debe a la mejora de las conexiones sinápticas entre neuronas, que se produce por el aumento de la cantidad de neurotransmisores liberados, así como  por el número de contactos sinápticos. Sin embargo, recientemente los estudios moleculares de la formación de la memoria han dado un papel significativo en este proceso a los ARN no codificantes, que inducen cambios epigenéticos en las mismas neuronas. La regulación epigenética implica un cambio reversible en la expresión génica, que se puede lograr, por ejemplo, mediante la modificación química del ADN.

Uno de los especimenes más populares para estudiar la formación de la memoria en los neurocientíficos es la Aplysia californica. El sistema nervioso de este molusco consiste de solo unos pocos miles de neuronas grandes, lo que hace que sea fácil aislarlas. Uno de los fenómenos que reflejan la formación de un reflejo a largo plazo es la sensibilización del molusco en respuesta a un estímulo irritante. En el proceso de entrenamiento, el animal se ve obligado a retraer el sifón en respuesta a un choque de corriente ligera. Después de la formación del reflejo, incluso un ligero toque hace que el molusco retraiga fuertemente el sifón.

Científicos de la Universidad de California, en Los Ángeles, bajo la dirección de David Glanzman, probaron la contribución del ARN no codificante en la formación de la memoria a largo plazo de la Aplysia californica mediante la inyección de extracto de ARN del sistema nervioso de un molusco entrenado al sistema nervioso de un molusco  no entrenado. Resultó que la introducción de ARN promueve la formación de un reflejo protector en un animal no entrenado, es decir, el trasplante de ARN literalmente corresponde a un trasplante de memoria entre individuos. Resultó que después de la inyección del ARN "entrenado", aumenta la excitabilidad de las neuronas sensoriales de los animales no entrenados, pero no de las motoras. 

Para confirmar el papel de los cambios epigenéticos en el proceso de transferencia de memoria, los científicos repitieron el experimento en presencia de un inhibidor de la metilación del ADN. En este experimento, el trasplante reflejo falló. Por lo tanto, las modificaciones químicas del ADN, concretamente la metilación, juegan un papel principal en el proceso de formación de la memoria.

Recientemente, investigadores en EEUU afirmaron haber conseguido mantener cerebros de cerdos decapitados vivos por hasta 36 horas haciendo circular un líquido rico en oxígeno a través de los órganos. La noticia fue detallada en un informe de MIT Technology Review

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.