Chinos imitaron durante 370 días la vida en una base lunar

Beihang University

En la Universidad de Pekín (China) se creó el complejo Yuegong-1 (o Palacio de la Luna-1), donde se reprodujeron las condiciones de vida en la base lunar. Su área total es de 160 metros cuadrados. Consta de dos módulos agrícolas y una sala de estar, en la que hay cuatro habitaciones individuales pequeñas, una sala común, un baño, una sección de tratamiento de residuos y una sala para criar animales. Sus participantes pasaron 370 días en el laboratorio especial Yuegong-1 y lo dejaron este martes, informa la agencia de noticias Xinhua.

Próximamente, los científicos esperan crear una base cercana a la Luna, que se convertirá en una especie de punto de transbordo para misiones marcianas. Se supone que será una estación habitada, donde una tripulación de cuatro personas podrá permanecer al menos 30 días. Además, algunos investigadores no excluyen la posibilidad de construir una base en la superficie misma de la luna, si los humanos logran extraer sus recursos. Sin embargo, antes de enviar astronautas a un largo viaje, es necesario descubrir cómo afectará su salud psicológica y física. Los experimentos sobre la simulación de la vida en el satélite de la Tierra pueden ayudar a esto.

El estudio, que tuvo lugar en su territorio y comenzó el 10 de mayo de 2017, constó de varias etapas. Al principio, el primer grupo de cuatro voluntarios, dos hombres y dos mujeres, pasaron 60 días en un espacio cerrado. Después fueron reemplazados por el segundo grupo, que pasó 200 días en el espacio cerrado. Luego, los reemplazó el primer grupo, que estuvo en el módulo de laboratorio durante 110 días. Al final de este período, el experimento se completó. Duró 370 días.

Al salir del Yuegong-1, los participantes tenían canastas de frutas y vegetales que crecieron dentro del módulo. Un experimento similar ya tuvo lugar en China hace cuatro años, cuando un grupo de voluntarios pasó 105 días en un complejo autónomo. Cabe destacar que el país no tiene planes de enviar astronautas a misiones lunares.

El año pasado, en el Instituto de Problemas Biomédicos de la Academia Rusa de Ciencias en Moscú, concluyó el experimento SIRIUS-17, que estudia el efecto del aislamiento y el espacio limitado de la nave espacial en el estado psicológico y fisiológico de la tripulación durante la simulación de 17 días del vuelo a la Luna. Así lo informó el servicio de prensa del instituto. Este fue el primer experimento de este tipo en el que la tripulación consistía de hombres y mujeres por igual. Resultó que dicha composición de la tripulación es más cohesiva.

Durante el experimento, la tripulación realizó una imitación del vuelo a la Luna, el acceso a su órbita y el regreso a la Tierra. Por ejemplo, en una cabina especial, se simuló el acoplamiento de la nave "Federatzia" con un bloque de aceleración en la órbita de la Tierra. Además, la tripulación probó el vestuario, que se usará en la nave. En los últimos días, la tripulación no durmió durante 36 horas y también experimentó restricciones en los alimentos.

María Cervantes

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.