Perú aprueba castrar químicamente a pederastas: en qué consiste y qué efectividad tiene esta práctica

Wikimedia Commons

La castración química ha vuelto a la agenda latinoamericana luego de que el parlamento de Perú aprobara este castigo para violadores sexuales de menores de 14 años como medida complementaria a la cadena perpetua también aprobada por el congreso de aquel país.

¿En qué consiste?

A diferencia de una castración quirúrgica literal (eliminación de testículos u ovarios), la castración química no produce cambios permanentes en el cuerpo ni es una forma de esterilización. Es, en cambio, un tratamiento que se aplicará al condenado de forma periódica, como el acetato de medroxirprogesterona (MPA), conocido bajo el nombre de Depo-Provera. Otras alternativas son el acetato de cyproterona (CPA) y el agonista de la hormona liberadora de la hormona luteotrópica (LHRH). El efecto de estos fármacos es inhibir el deseo sexual y reducir la producción de testosterona. El individuo que reciba el tratamiento deberá someterse a la administración de estos medicamentos cada tres meses.

El proceso en inyectar Depo Provera al paciente; la droga bloquea la producción de testosterona en los testículos e inhabilita el deseo sexual masculino hasta por un semestre. El fármaco actúa en el cerebro del individuo, en la glándula hipófisis, inhibiendo la producción de la hormona masculina.

Los efectos son tres: disminuye la intensidad y frecuencia de los impulsos sexuales, impide la irrigación de sangre al pene evitando la erección e imposibilita la obtención del orgasmo y la eyaculación.

¿Es efectivo?

Aunque si de verdad este medicamento es realmente efectivo para los agresores sexuales es un tema que aun viene siendo revisado, especialmente porque es reversible (es decir, un agresor puede volver a sus hábitos sexuales normales una vez acabado el tratamiento) y no ataca el aspecto psicológico del mismo.

Los registros médicos indican que en su mayoría, los tratamientos hormonales resultan efectivos. Un estudio de la Universidad John Hopkins en 1991 determinó que menos del 10% de  pacientes castrados químicamente  cometió ofensas sexuales luego de años tratamiento. Posteriormente, un estudio coreano del 2016 a 38 pacientes castrados químicamente descubrió reducción en frecuencia e intensidad del impulso sexual, de masturbación y fantasías sexuales. Aun así, durante los dos primeros meses en que se detuvo el tratamiento, los pacientes experimentaron una elevación de niveles de testosterona y deseo sexual. Otro estudio coreano halló que la castración química redujo la intensidad sexual en la mayoría pero no todos los pacientes.

En concordancia con ello, “no todos los condenables actos que tienen los pedófilos son explicados por la testosterona; por lo mismo, la castración, ya sea quirúrgica o con medicamentos, no siempre es efectiva”, explicó a RPP el médico Elmer Huerta, oncólogo y divulgador de temas médicos. El experto notó que a excepción de Polonia, Rusia, y en algunos lugares de EEUU, la castración química es acompañada de psicoterapia para pederastas.

 

Daniel Meza
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma:  www.nmas1.org”.​​​​​​

 

 

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.