Cañones confirman el hallazgo del ‘santo grial de los naufragios’ en aguas de Colombia [FOTOS]

Característica clave distintiva de los cañones de San José. /REMUS/Institución Oceanográfica Woods Hole

El San José fue un galeón español con 62 cañones, que se cree que se hundió con un tesoro de oro, plata y esmeraldas en 1708, durante una batalla con barcos británicos en la Guerra de Sucesión española. Finalmente, fue descubierto en la costa de Cartagena, Colombia, el 27 de noviembre de 2015, por un equipo de científicos e ingenieros internacionales durante una expedición a bordo del buque de investigación ARC Malpelo de la Armada colombiana. Ahora, la Institución Oceanográfica Woods Hole (WHOI) da a conocer nuevos detalles de la exitosa búsqueda del que a menudo se llama el "Santo Grial de los naufragios": una característica clave distintiva de los cañones de San José confirma su identidad. 

El lugar de descanso final del San José, que había sido un gran misterio para los arqueólogos, historiadores, gobiernos y cazadores de tesoros marinos durante décadas, se encontró a más de 600 metros debajo de la superficie durante una búsqueda iniciada por MAC y aprobada por el Ministerio de Cultura de Colombia. Se cree que dentro tiene un cargamento valorado en miles de millones de dólares. La búsqueda fue supervisada por el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH) y la Dirección General Marítima (DIMAR).

Cerámica y otros artefactos pertenecientes al naufragio. /REMUS/Institución Oceanográfica Woods Hole

El descubrimiento de San José tiene una importancia cultural e histórica considerable para el gobierno y la gente de Colombia debido al tesoro de artefactos culturales e históricos del barco y las pistas que pueden proporcionar sobre el clima económico, social y político de Europa a principios del siglo XVIII. El gobierno colombiano planea construir un museo y un laboratorio de conservación de clase mundial para preservar y mostrar públicamente los contenidos del naufragio, incluidos cañones, cerámicas y otros artefactos.

La operación se llevó a cabo con un vehículo submarino autónomo llamado REMUS 6000, encargado de inspeccionar un área frente a la península de Barú en Colombia. El área de búsqueda general se dividió en bloques de búsqueda, y en los bloques iniciales encuestados, no se encontró el naufragio. Desafortunadamente, toda el área de bloques de búsqueda no pudo completarse en esta primera expedición debido a restricciones de tiempo. En noviembre, el equipo regresó al área de búsqueda determinada por investigaciones históricas previas para finalizar la encuesta en los bloques que no se habían completado.

Tazas de té en el sitio del naufragio. /REMUS/Institución Oceanográfica Woods Hole

Para confirmar la identidad del naufragio, REMUS descendió a solo 30 pies sobre el naufragio donde fue capaz de capturar fotos de una característica clave distintiva de los cañones de San José. Misiones subsiguientes en altitudes más bajas mostraron delfines grabados en los únicos cañones de bronce.

El REMUS 6000 ya desempeñó un papel fundamental en la búsqueda de los restos de Air France 447 en 2011. El avión se estrelló en 2009 a varios cientos de millas de la costa noreste de Brasil y aterrizó en el océano en algunos del terreno más accidentado del fondo marino en la Tierra. REMUS también se usó para mapear y fotografiar el sitio del naufragio del Titanic durante una expedición de 2010.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.