Nuevo asteroide sugiere la existencia del elusivo Planeta Nueve

Posible Planeta Nueve
JPL / NASA

Desde que a principios del año 2016 los astrónomos Konstantin Batygin y Michael Brown del Instituto de Tecnología de California (EE.UU) anunciaran la posible existencia de un planeta gigante en los límites el sistema solar, distintos grupos de astrónomos han estado buscando incesantemente el elusivo Planeta Nueve (o también llamado Planeta X).  

Ahora, una investigación compartida en el sitio web de pre-impresión Arxiv y enviada para ser publicada en The Astronomical Journal, ha encontrado un asteroide llamado 2015 BP519 que arroja más evidencia sobre la existencia del Planeta Nueve. Los astrónomos han encontrado que la roca espacial  tiene un extraño ángulo de la órbita alrededor del Sol.

"Consideramos la estabilidad orbital a largo plazo y el comportamiento evolutivo dentro del contexto de la hipótesis del Planeta Nueve, y encontramos que 2015 BP519 se suma a la evidencia circunstancial de la existencia de este nuevo miembro propuesto del sistema solar", dicen los autores en el resumen de la investigación.

Siguiendo con el descubrimiento, la revista Quanta publicó recientemente un artículo donde varios astrofísicos analizan pequeñas rocas espaciales (incluida a 2015 BP519). Si bien no todos coincidieron en que el Planeta Nueve era responsable de la extraña órbita, la abrumadora mayoría estuvo de acuerdo en que el nuevo descubrimiento da más credibilidad a la idea. "En el momento en que colocas el Planeta Nueve en las simulaciones, no solo puedes formar objetos como éste, sino que definitivamente lo haces", dijo a Quanta la autora principal, Juliette Becker, estudiante de posgrado de la Universidad de Michigan.

Anteriores estudios 

No es la primera vez que el hipotético Planeta Nueve aparece como el culpable de empujar un objeto espacial. En 2014, antes de que el Planeta Nueve fuera hipotetizado oficialmente, los astrónomos Scott Sheppard y Chadwick Trujillo notaron irregularidades orbitales en varios cuerpos pequeños más allá de la órbita de Neptuno. Estos incluyen el planeta enano Sedna, un nuevo objeto llamado 2012 VP113 y varios otros objetos transneptunianos (TNO).

Luego, en enero de 2016, los Batygin y Brown detectaron más TNOs con órbitas perturbadas. Ellos fueron los primeros que dieron al "Planeta Nueve" un nombre, tamaño y distancia. Sugirieron que el misterioso planeta podría ser 10 veces más grande que la Tierra, y que se encuentran aproximadamente unos 90 mil millones de kilómetros del Sol (la Tierra está a solo 150 millones del Sol).

Luego eso, muchos otros científicos estudiaron a los TNOs y cómo el Planeta Nueve pudo haber afectado sus órbitas. No todos los equipos encontraron resultados concluyentes y uno advirtió que muchas de estas encuestas podrían ser solo sesgos de observación.

Sin embargo, a finales el 2016, Dimitri Veras, de la facultad de Astrofísica de la Universidad de Warwick, descubrió que la presencia del Planeta Nueve podría causar la eliminación de por lo menos uno de los planetas gigantes tras la muerte del sol, en una colisión interestelar (en una suerte de efecto pinball).


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.