El anfibio más grande del mundo está al borde de la extinción por ser un delicioso manjar para los chinos

Flickr

Con 1,8 metros de largo y 45 kilogramos de peso, las salamandras gigantes chinas (Andrias davidianus) son los anfibios más grande del mundo. Ahora, según dos estudios publicados en Current Biology, no solo se ha descubierto que están en peligro de extinción por su carne, sino que hay cinco especies en lugar de una. Esto hace que cada una solo cuente con una población realmente minúscula.

"La sobreexplotación de estos increíbles animales para el consumo humano ha tenido un efecto catastrófico en su número (de ejemplares) en la naturaleza en un lapso de tiempo sorprendentemente corto", declaró el coautor del estudio Samuel Turvey, de la Sociedad Zoológica de Londres. "A menos que se pongan en práctica medidas de conservación coordinadas de manera urgente, el futuro del anfibio más grande del mundo está en grave peligro", alertó.

Quedan muy pocos

Entre el 2013 y 2016, unos científicos se dieron el arduo trabajo de encontrar salamandras en estado salvaje en 16 de las 23 provincias de China. Esta investigación fue "probablemente una de las más grandes que se ha hecho en China sobre la vida silvestre"

Lamentablemente, solo encontraron 24 ejemplares. "Solo los encontramos en cuatro de los 97 sitios que visitamos", dijo Turvey. "La velocidad a la que las poblaciones colapsaron es aterradora", agregó.

Hace 30 años, una gran cantidad de salamandras gigantes estaban bien distribuida en el sur, centro y este de China. Sin embargo, hace 15 años todo esto cambió debido a que las personas las empezaron a ver como un delicioso manjar y empezaron a cultivarlas por su carne. Los cazadores furtivos se encargaban de capturarlas y venderlas, extirpándolas ferozmente de su hábitat.

Lo peor vino después

El segundo estudio, dirigido por Jing Che, del Instituto de Zoología de Kunming en China, comparó el ADN recolectado en los últimos 10 años de 70 salamandras capturadas en medio silvestre y 1034 en granja. Los resultados fueron contundentes: no solo existe una sola especie de salamandra gigante, sino al menos cinco, y hasta posiblemente ocho. Esto significa que cada especie tiene una población diminuta.

Desde el 2008, un programa respaldado por el gobierno chino que alentaba a los agricultores a liberar algunas de sus salamandras, logró la liberación de 72.000 ejemplares.

Sin embargo, como se desconocía que había más de una especie, estos esfuerzos de conservación resultaron en una “homogeneización genética de la especie”. Todas empezaron a cruzarse, mezclando sus genes, por lo que algunas de las especies ya pueden estar extintas.

Según Turvey, la única forma de salvar a las especies es haciendo unas prueba de detección genética para identificar a las salamandras que aún no están hibridadas y viven en las granjas. De esta forma, cada especie sobreviviente puede ser criada en colonias de reproducción aisladas.

Son muchas las especies que se encuentran actualmente en peligro de extinción. Recientemente tenemos a una especie de orangután, los rinocerontes negros y las ballenas francas. Las tortugas en particular tienen que lidiar con mucho a causa de los humanos. Por ejemplo, cientos de ellas están muriendo a causa de la basura en el océano.

 

Adrian Díaz
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma:www.nmas1.org”.​​​​​​

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.