Volcán Kilauea en Hawái ha comenzado a emitir neblina tóxica

ISS

A comienzos de este mes, la actividad volcánica del Kilauea comenzó a incrementarse causando destrucción y pánico en la Gran Isla de Hawái (EEUU). Ahora, nueva información publicada por el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) ha alertado que el volcán está emitiendo una neblina caliente y ácida, y está arrojando nubes de cenizas.

El domingo, el USGS reportó dos grandes explosiones de cenizas desde la cumbre, luego de una gran erupción inicial el jueves pasado. "En cualquier momento, la actividad puede volverse más explosiva, aumentando la intensidad de la producción de ceniza y produciendo proyectiles muy cerca del respiradero", advirtió el Observatorio. "Las comunidades a sotavento deben estar preparadas para la caída de cenizas mientras esta actividad continúe", agregó.

Los primeros humanos afectados

Las cenizas y proyectiles ya causaron su primer estrago en un ser humano. La pierna de un hombre fue destrozada instantáneamente este sábado por un proyectil de una de las muchas fuentes de lava que estallaron a lo largo de la Zona de Rift Este, que divide la cumbre del Océano Pacífico.

En un desarrollo posterior, un río de lava fundida que fluye por la Zona de Rift Este finalmente llegó al Pacífico el domingo. Allí, al entrar en contacto con el agua de mar, lanzó grandes nubes de vapor ácido y caliente que contenía ácido clorhídrico. "Es muy peligroso, y la producción de esta neblina de lava es bastante impredecible", dice a New Scientist, Jessica Johnson en la Universidad de East Anglia, Reino Unido, que pasó dos años en Hawaii estudiando Kilauea.

"Cuando la lava se encuentra con el agua de mar puede crear grandes explosiones y burbujas, además ​​es ácida y caliente y, por lo tanto, podría quemar la piel y los ojos", dice Johnson, quien comentó que personas ya habían muerto por exposición a la neblina.


Toma desde el espacio del volcán Kilauea
ISS

También hay un peligro a largo plazo. En el punto donde la lava se encuentra con el océano, se forman "deltas" de lava, las cuales, una vez que se enfrían se convierten en suelo. Pero Johnson dice que pueden contener parches de arena inestable y vidriosa. Estos pueden desestabilizar el delta lo suficiente como para que, si muchas personas se paran sobre él, colapse debajo de ellos.

El USGS también advirtió a los isleños de los crecientes peligros de los gases volcánicos sulfurosos, que son dañinos si se inhalan. Las emisiones se triplicaron en volumen durante el fin de semana. En total, se han abierto 23 fisuras a lo largo de la zona debajo de la cumbre, escupiendo fuentes de lava hasta 100 metros hacia el cielo. La lava de cuatro fisuras se ha fusionado para formar el río de lava que llegó al Pacífico.

Los últimos flujos de lava parecían cada vez más frescos, dice Johnson, lo cual puede ser el preludio de más erupciones. Se cree que la mayor parte de la lava arrojada hasta ahora proviene de un magma más antiguo, que llegó a la zona de grietas después de una actividad previa entre 1955 y 1960. Además, "no muestra signos de establecerse y evoluciona constantemente", dice Johnson. "En este momento, la deformación y los datos sismológicos indican que hay mucho más por venir".

Sin embargo ese no es el único riesgo que plantea el Kilauea. La particular forma del volcán puede hacer que la lava se acumule y ejerza presión haciendo que eventualmente explote de manera violenta.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.