EM Drive, el motor imposible que podría llevarnos a Marte en solo semanas, no funciona

NASA / JPL

El 2006, el ingeniero británico Roger Shawyer ideó un supuesto motor que rompía las leyes de la física. Desde ese entonces distintas agencias espaciales y organizaciones privadas han estado buscando probar la veracidad del motor que, de funcionar, podría llevarnos a explorar el cosmos a un bajo costo y con poco combustible.

El llamado motor EM Drive funciona emitiendo ondas electromagnéticas dentro de una cavidad cónica para generar empuje. En pruebas anteriores de la NASA, las microondas que rebotaban en las paredes del motor parecían producir suficiente fuerza para empujar la cavidad en una dirección.

Pero luego fue criticado por los físicos que sostienen que un EM Drive rompería una de las leyes más fundamentales de la física: no se puede obtener impulso de la nada. Ahora, parece que tenían razón.

Nuevas pruebas

El motor EM Drive ha sido puesto a prueba por un grupo de físicos de la Universidad Tecnológica de Dresden (Alemania) dirigido por Martin Tajmar, quien presentó sus resultados en la Asociación de Aeronáutica y Astronáutica de la conferencia espacial de propulsión espacial de Francia el 16 de mayo. El equipo encontró que el misterioso motor no pasó la prueba.

El equipo construyó su EM Drive con las mismas dimensiones que probó NASA, y lo colocó en una cámara de vacío. Luego, canalizaron microondas a la cavidad y midieron sus pequeños movimientos utilizando láseres.

Como en pruebas anteriores, los científicos alemanes descubrieron que producía empuje, medido por un resorte. Pero cuando el motor se posicionó de manera que las microondas no pudieran producir un empuje en la dirección del resorte, el impulso parecía ser igual de consistente.

Luego, cuando el equipo redujo la potencia a la mitad, apenas afectó el empuje. Por lo tanto, parece que hay otros factores en juego. Los investigadores dicen que el empuje puede ser producido por una interacción entre el campo magnético de la Tierra y los cables que alimentan el amplificador de microondas.

“La mayor parte de su configuración estaba completamente protegida de los campos externos, pero algunos de los cables no encajaban dentro de la caja y es posible que haya quedado algunos centímetros sin blindaje”, explica Tajmar en su publicación.

La corriente que atraviesa esos cables no protegidos podría interactuar con un campo magnético para empujar el motor hacia adelante. Cuando el equipo calculó la fuerza de este efecto, descubrieron que podía producir unos pocos micro-Newtons de empuje. El empuje que midieron desde la unidad EM fue de 4 micronotones.

Los resultados aún no son concluyentes

Si el disco está realmente alimentado por campos magnéticos en lugar de microondas, no podrá funcionar en el espacio, lejos del campo magnético de la Tierra. Debido a que estas pruebas se realizaron con muy poca potencia, un orden de magnitud menor que las pruebas anteriores de la NASA, aún no son concluyentes.

Tajmar dice que el grupo realizará pruebas a potencias más altas dentro del mes próximo y luego pasará a probar con otras frecuencias de radiación dentro de la cavidad, cavidades con diferentes formas y otras variaciones del motor EM Drive. "Definitivamente se ve más mal de lo que parecía antes, pero tomará otro año de pruebas antes de que sepamos con certeza", dice. "Voy a probar todo".

"Este negocio de propulsión sin propulsor es considerado por los expertos como especulativo en el mejor de los casos, y en el peor de los casos es una tontería y la gente está perdiendo el tiempo", dice Jim Woodward en la Universidad Estatal de California en Fullerton. Pero agrega: "No creo que este grupo esté perdiendo el tiempo. Si hay un efecto real, lo encontrarán".

Además de NASA, a finales del año pasado la agencia espacial china ha afirmado haber fabricado un prototipo de motor EM Drive y haberlo probado en condiciones del espacio. Sin embargo hasta la fecha no se han informado los detalles técnicos.  

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​

 

 

 

 

 

 

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.