Nanopartículas derivadas del té destruyen células del cáncer de pulmón

Los puntos cuánticos son partículas que miden menos de 10 nanómetros./Pxhere

Nanopartículas derivadas de las hojas de té inhiben el crecimiento de las células del cáncer de pulmón, destruyendo hasta el 80% de ellas, según ha demostrado una nueva investigación publicada en Applied Nano Materials. 

El equipo, de las universidades de Swansea (Reino Unido),  Rangasamy y Bharathiar (India) realizó el descubrimiento mientras probaban un nuevo método para producir un tipo de nanopartícula llamada puntos cuánticos. Estas son partículas diminutas, miden menos de 10 nanómetros. Para hacernos una idea de la magnitud, un cabello humano tiene un espesor de 40.000 nanómetros. 

Los puntos cuánticos se pueden hacer químicamente, pero es complicado y costoso y tiene efectos secundarios tóxicos. Por lo tanto, el equipo exploraba un método alternativo no tóxico basado en plantas, y las hojas de té contienen una amplia variedad de compuestos, incluidos polifenoles, aminoácidos, vitaminas y antioxidantes. Los investigadores mezclaron el extracto de hoja de té con sulfato de cadmio (CdSO4) y sulfuro de sodio (Na2S) y permitieron que la solución se incubara, un proceso que provoca la formación de puntos cuánticos. Luego aplicaron los puntos a las células de cáncer de pulmón.

Encontraron que las hojas de té son un método más simple, más barato y menos tóxico para producir dichas partículas. Los puntos cuánticos producidos a partir de las hojas de té inhiben el crecimiento de las células del cáncer de pulmón. Penetraron en los nanoporos de las células cancerosas y destruyeron hasta el 80% de ellos. Los puntos cuánticos CdS derivados del extracto de hojas de té mostraron una emisión de fluorescencia excepcional en la bioimagen de células cancerígenas en comparación con las nanopartículas CdS convencionales.

Los expertos aseguran que esta técnica es una vía muy prometedora para explorar y desarrollar nuevos tratamientos contra el cáncer. Aunque las nanopartículas ya se usan en el cuidado de la salud, estos puntos han atraído recientemente la atención de los investigadores, con posibles aplicaciones también en ordenadores, células solares, en la pintura antimicrobiana utilizada en quirófanos o en cremas solares. 

De cada seis muertes en el mundo, una es de cáncer, haciendo esta enfermedad la segunda causa de muerte en el mundo (después de las enfermedades cardiovasculares). El 2016, 8,9 millones de personas, se estima, murieron de varios tipos de cáncer, de acuerdo a un megaestudio del Instituto de Métricas de Salud y Evaluación disponible en The Lancet .Lidera la lista la categoría de cáncer traqueal, bronquio y cáncer de pulmón (1,7 millones), duplicando en número al siguiente en la lista. Le siguen el cáncer al estómago, luego el de colon y recto y después el de hígado, todas con una cifra similar, de 830.000 globalmente el 2016. El cuadro permite además explorar muertes por país (cliquear en “country” en la parte baja del cuadro). El ránking varía en los distintos países.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.