Elecciones en Colombia 2018: las propuestas medioambientales de los principales candidatos

Río Magdalena a su paso por Barranquilla. /Wikimedia Commons

En comparación con otros países de la región, como Chile o Argentina, Colombia ha tardado mucho en subirse al carro del uso de energías renovables. Y del mismo modo, el país tiene más urgencias medioambientales a los que los candidatos a la presidencia que se enfrentan en las urnas el próximo domingo 27 de mayo han de hacer frente en sus propuestas. Para analizar lo acertado de las intenciones de los postulantes, el pasado 25 de abril, 14 asociaciones destacadas por su labor en pro de la conservación de los recursos naturales (entre ellas WWF, Greenpeace, Fundación Opepa, Avaaz, Fundación Natura, Gaia Amazonas o The Wildlife Conservation Society) se han unido para trabajar de forma conjunta de cara a estas elecciones y, entre sus actividaes, han analizado las propuestas de los candidatos sobre deforestación, agua, cambio climático, ordenamiento territorial y desarrollo sostenible. Forma parte de la iniciativa #ColombiaVotaSostenible, para informar a la ciudadanía sobre la urgencia y prioridad de estos asuntos. 

El 21 de mayo, el Instituto Humboldt también realizó un análisis de las propuestas de gobierno en materia ambiental. El estudio se basó en los seis ejes que soportan la Política Nacional para la Política Nacional para la Gestión Integral de la Biodiversidad y sus Servicios Ecosistémicos (PNGIBSE), la cual da a Colombia la ruta para el desarrollo sostenible y las bases de articulación entre sectores de la sociedad. Según esta fundación, por norma general, las propuestas "presentan vacíos en temas de gobernanza local, estrategias complementarias de conservación, manejo y sostenibilidad de áreas protegidas, restauración, gestión del conocimiento científico, políticas forestales, pesqueras y de acuicultura, respaldo presupuestal al fortalecimiento del Sistema Nacional Ambiental (Sina), entre otros". Además, señalan que hay ausencia de políticas forestales, pesqueras y de acuicultura en todas las campañas presidenciales.

Más concretamente, a continuación describimos las fortalezas y debilidades de cada uno de los candidatos en materia medioambiental, según estos dos informes, ordenadas de menor a mayor calificaciones en la evaluación. Para saber cuáles son las medidas propuestas en ciencia y tecnología, lea este artículo de N+1.

Iván Duque

El principal candidato de la derecha, líder de encuestas, probablemente gracias al apoyo político del expresidente Álvaro Uribe, es el que peor nota se lleva según las 14 asociaciones, que le afean sobre todo la falta de medidas concretas: no tiene propuestas en materia de agua, de ordenación del territorio, para combatir la deforestación y garantizar la sostenibilidad a largo plazo de las áreas protegidas o para un mejor uso del suelo o de la electrificación del transporte público.

Para el Instituto Humboldt, Duque prioriza una sustentabilidad financiera del modelo de desarrollo frente al la sustentibilidad medioambiental. Una de las evidencias es que, pese a que ha llegado a decir que el agua es el eje central de su política, se ha mostrado favorable al fraking.

El aspirante lleva en su proyecto concienciar a la población sobre la riqueza de la biodiversidad o el fortalecimiento del Sistema Nacional Ambiental (SINA), pero para las asociaciones esto no es suficiente para controlar la deforestación. Afirman que es necesario profundizar en la forma como se involucrará a los diferentes sectores económicos y a la comunidad.

Lee aquí el programa de Iván Duque.

Germán Vargas Lleras

Del análisis de las asociaciones se desprende que el suyo es un programa miope y contradictorio. Por ejemplo, pese a que incluye propuestas como uso de energías renovables no convencionales en el sistema eléctrico y la inclusión del cambio climático en instrumentos de planificación territorial, se contradice al querer potenciar la industria minero-energética. Es el único que propone reformar el SINA, pero el Instituto Humboldt considera que no queda claro de qué manera se dará un respaldo presupuestal que lo permita.

También propone crear la Agencia Nacional de Agua y asegurar acceso a agua potable, pero las ONGs destacan que el acceso no es el único problema. Y su propuesta está dirigida a controlar la deforestación causada por minería ilegal y narcotráfico, dejando de lado el control de otras actividades ilícitas. 

Las asociaciones critican que no hay propuestas para garantizar un uso sostenible y eficiente de la tierra, así como la falta de propuestas para incentivar empleos, mercados verdes y para garantizar la sostenibilidad a largo plazo de las áreas protegidas.

Lee aquí el programa de Germán Vargas Lleras.

Gustavo Petro

El representante de la izquierda y exalcalde de Bogotá, Gustavo Petro, es el tercero en calificación. Uno de sus puntos fuertes es la intención de priorizar la utilización de la tierra para la economía campesina.

Sin embargo, su programa, como es la tendencia general, carece de medidas concretas. Por ejemplo, aunque propone el agua como derecho fundamental y la priorización de su uso para consumo humano y la producción de alimentos, no presenta una propuesta contundente o un plan de actuación. Para el instituto, aunque ha insistitdo en su compromiso con la delimitación de áreas protegidas, las medidas no son consistentes en cuanto a la sostenibilidad de las mismas.

Además, las instituciones señalan que deja de lado otros aspectos fundamentales para la conservación y uso sostenible del recurso hídrico, y que, aunque propone la electrificación del transporte público y la diversificación de la matriz energética a través del uso de energías renovables no convencionales, faltan medidas alrededor del impuesto al carbono.

Lee aquí el programa de Gustavo Petro.

Humberto de la Calle

El representante del Partido Liberal Colombiano aprueba por los pelos. Uno de los principios de su programa es la defensa del agua, pero para el instituto, “sus planteamientos no evidencian su relación con la biodiversidad y la gestión integral de ese bien”. Para las asociaciones, sus propuestas en materia de agua son válidas pero no totalmente efectivas, ya que aunque asegura que garantizará el acceso al agua no precisa de qué modo lo conseguirá. Sí que destacan su intención de prohibir la minería en páramos y el trabajo conjunto para la protección, gestión y producción del recurso hídrico.

Para las asociaciones, este candidato aprueba en materia de desarrollo sostenible: su plan incluye frenar la deforestación, ordenar el territorio desde lo local, diversificar la economía y hacer una transición energética efectiva. Aunque sin estrategia para proteger las cuencas o garantizar la sostenibilidad a largo plazo de las áreas protegidas. En cuanto a su compromiso con las comunidades rurales, el candidato se enfoca en promover la actividad forestal como una actividad productiva, la tenencia de la tierra y una gobernanza forestal fortalecida. Propone incentivos para cadenas productivas sostenibles y economía circular, pero según las organizaciones, no tiene propuestas sobre articulación de instrumentos de ordenamiento.

El instituto cuenta que plantea fortalecer la agenda de innovación científica y tecnológica para promover saberes, conservación y uso de la biodiversidad. Las asociaciones también destacan su propuesta de concienciar a ciudadanos sobre impactos del cambio climático, impulsar las energías renovables y la electrificación del transporte público. No obstante, le faltan medidas sobre el impuesto al carbono y diversificación económica en zonas productoras del carbón.  

Lee aquí el programa de Humberto de la Calle.

Sergio Fajardo

Este científico de formación se lleva la medalla de oro para las asociaciones. Tiene propuestas concretas en materia de desarrolo sostenible generar empleos verdes, renovar la matriz energética, combatir la deforestación y garantizar la protección de las cuencas. También pretende la diversificación económica para zonas productoras de carbón e inclusión de este mineral dentro del impuesto al carbono, electrificación del transporte público y uso de sistemas silvopastoriles.

Propone un ordenamiento territorial y ambiental basado en la concertación con entidades territoriales y herramientas para un uso más eficiente de la tierra. Y en materia de agua, incorpora medidas de incremento de los instrumentos económicos existentes, protección de las fuentes de agua, articulación con los sectores productivos, calidad del recurso hídrico y medidas puntuales para la protección y recuperación de la navegabilidad del río Magdalena (el más importante del país, con más de 1500 kilómetros de largo). Aunque según el Instituto, “sus planteamientos no evidencian su relación con la biodiversidad y la gestión integral de ese bien”.

Lee aquí el programa de Sergio Fajardo.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Novedades

A pesar de la crisis económica que acecha a América Latina por la pandemia, varios países intentan paliar algunos de sus efectos a través de fondos para la investigación y el desarrollo tecnológico en COVID-19, sin que eso signifique necesariamente una vinculación entre las investigaciones científicas y las decisiones políticas.

Pese a crisis, Latinoamérica financia investigación en COVID-19

Nuestros países han destinado recursos adicionales para proyectos de investigación en ciencias. Sin embargo, estos apoyos enfrentan complejidades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.