¿Los humanos somos monógamos o polígamos por naturaleza?

Aunque se dijo en redes sociales que el astro del futbol brasieño se casaría con dos mujeres, él mismo desmintió posteriormente el rumor 
Twitter

Algunas aves como los papagayos o los cisnes blancos son conocidos por escoger una pareja y permanecer con ella hasta que fallece. Pero esto no es un fenómeno que ocurra en todo el reino animal; por ejemplo, sólo alrededor del 3% de los mamíferos y el 30% de los primates son monógamos.

Por eso, cada cierto tiempo aparece la pregunta de si nosotros los humanos (mamíferos y primates) somos monógamos por naturaleza. Sin embargo, antes de pasar a hablar sobre la complejidad de la sexualidad humana, debemos aclarar que “por naturaleza” es un concepto erróneo en este enfoque. Porque la respuesta, como veremos más adelante, es que mientras algunos humanos tienden a la monogamia otros... no tanto.


Los bonobos son nuestros primos más cercanos y son muy conocidos por su poligamía
Wikimedia Commons

De acuerdo a una investigación publicada en el 2015 en la revista Biology Letters, encontró que las personas pueden dividirse naturalmente en dos grupos distintos: los que quieren una relación a largo plazo y los que buscan encuentros más casuales. El patrón se dio tanto en hombres como mujeres, aunque un poco más hombres tendieron a buscar encuentros a corto plazo.

Los hallazgos podrían explicar en parte por qué existe una variación tan amplia en los comportamientos sexuales en todas las culturas, dijo Rafael Wlodarski, psicólogo experimental de la Universidad de Oxford en Inglaterra y líder de la investigación.

Los humanos tienen estrategias de apareamiento mucho más variadas que otras especies. Algunas personas se aparean de por vida, mientras que otras parecen tener muchas parejas intercambiables. Y el asunto es tan variado que existen culturas que permiten a un hombre tener muchas esposas, o mujeres con uno o más esposos. Por otro lado, los humanos también somos, en general, menos promiscuos que nuestros primos primates.

Diversas estrategias 

Pero la mayoría de los científicos tendían a pensar en la diversidad sexual humana como una curva de campana: si bien había algunos extremos en cada extremo, la gran mayoría encajaba en el medio. Para comprobarlo, Wlodarski y sus colegas analizaron datos sobre las actitudes sexuales de 600 hombres y mujeres británicos y estadounidenses. Algunas de las preguntas analizaban qué tan dispuestas estaban las personas a tener relaciones sexuales ocasionales a corto plazo.

"Cuando observamos los datos, tiene esta forma muy extraña", dijo Wlodarski en aquella ocasión a Live Science. "En lugar de ser una gama completa de estrategias de apareamiento, parece haber dos fenotipos potenciales dentro de los hombres y dentro de las mujeres". Ambos tendían a dividirse en dos grupos: uno compuesto por personas que valoraban la fidelidad y otro por personas que buscaban aventuras. Un poco más de la mitad de los hombres podría clasificarse como de orientación promiscua, en comparación con poco menos de la mitad de las mujeres.

Sin embargo, la variación entre las personas era enorme, por lo que sería imposible, basado en los resultados de esta encuesta, predecir quién podría desviarse, dijo Wlodarski. Pero los hallazgos sugieren que estas dos estrategias de apareamiento han persistido porque ambas tienen sus beneficios, según el momento y el lugar.

"En los humanos, la monogamia es relativamente nueva en la escena; estamos hablando de cientos de miles de años", dijo Wlodarski. "Es una estrategia ganadora porque es muy novedosa y parece funcionar en la cultura que hemos creado", añade.

En cualquier caso, es probable que cientos de variables, desde la crianza hasta la cultura y el control de la natalidad, puedan moldear las estrategias de apareamiento de las personas en una sociedad determinada. Ese estudio analizó solo dos poblaciones occidentales bastante similares, por lo que sería interesante ver si y cómo aparecen estos tipos de apareamiento en diferentes culturas.

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.