El caso más antiguo de caspa del mundo es el de un dinosaurio de hace 125 millones de años

El caso más antiguo de caspa de la Tierra le pertenece a un pequeño (y avergonzado) dinosaurio emplumado que deambuló por la tierra unos 125 millones de años atrás. Un equipo de paleontólogos halló hojuelas de piel fosilizada en un microraptor emplumado de tamaño similar al de un cuervo. El pequeño carnívoro tenía alas en sus cuatro extremidades. El estudio fue publicado en Nature Communications.

La caspa es un problema común en cueros cabelludos de humanos como de distintos animales como los perros. No es otra cosa que piel muerta cayendo en pequeñísimas hojuelas de la cabeza. No es contagioso ni serio, aunque en las personas suele ser bochornoso. Generalmente, en humanos, se trata con champuses comerciales o medicados.


Representación de un microraptor.

Pruebas en otros dinosaurios emplumados, los llamados Beipiaosaurus o Sinornithosaurus, y aves primitivas conocidas como confuciusornis, analizadas en el mismo estudio, también revelaron piezas de caspa fosilizada en sus cuerpos. Estos hallazgos prehistóricos de hojuelas de piel son la única evidencia para la ciencia de cómo los dinosaurios se deshacían de su piel. En lugar de perderlo expulsando una sola capa, como los reptiles modernos, los dinosaurios emplumados se adaptaron a hacerlo en pequeñas hojuelas.

“Estos son los únicos casos conocidos de caspa”, dijo Maria McNamara, quien trabajó con fósiles de dinosaurios en la Universidad College Cork, Irlanda. Hasta el momento no se tenía evidencia de cómo los dinosaurios perdían su piel.

Para el estudio, McNamara y sus colegas se prestaron 4 fósiles del Instituto para Paleontología Vertebrada y Paleoantropología de Pekín, China.


a. Tejidos blandos fosfatados en dinosaurios maniraptoranos no aviares y un ave basal. 
 

Diferencia entre células modernas y antiguos

Gracias a la potencia de un microscopio electrónico pudo detectarse la caspa, perfectamente preservada y casi idéntica a la que se puede ver hoy en aves modernas. Como la caspa humana, la del dinosaurio está hecha de células duras llamadas corneocitos llenas de la proteína llamada queratina.

Desagradable o no, la caspa revela algunos detalles claves sobre estos fascinantes animales. Indican que, en tiempos en que los mismos desarrollaban plumas por primera vez millones de años atrás, su piel también evolucionaba para poder adaptarse y resistir el plumaje.

Una diferencia crucial entre la caspa antigua y la moderna es que en las aves contemporáneas: los corneocitos de las aves modernas están bastante dispersos entre grasa intracelular, lo que ayuda a refrescarse cuando sienten calor durante el vuelo. La caspa del dinosaurio estaba empacada mucho más densamente de corneocitos, sugiriendo que la piel del antiguo animal necesitaba mucho menos refresco y posiblemente los microraptores nunca se adaptaron a volar. Más trabajo (y más caspa) se necesitará para saber si esto es verdad.

Los microraptores vivieron a principios del período Cretácico, hace aproximadamente entre 131 y 125 millones de años, desde el Hauteriviense hasta el Barremiense, en lo que hoy es Asia. Descubre en este artículo cómo hacían los dinosaurios para empollar sus huevos sin aplastarlos.

 

Daniel Meza
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma:  www.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.