Dura de matar: la Gran Barrera de Coral ha regresado de la muerte hasta en 5 ocasiones

Pixabay

La Gran Barrera de Coral en Australia es mucho más resistente a los cambios ambientales de lo que se había pensado. Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Sidney y publicado en Nature Geoscience, ha encontrado que en los últimos 30 mil años el hermoso arrecife ha muerto 5 veces, y 5 veces ha regresado a la vida.

Los investigadores recolectaron muestras actuales (núcleos de 30 a 40 metros de largo tomados de 16 sitios diferentes) y luego de analizarlas, detectaron cómo ha cambiado el arrecife en los últimos 30 mil años. El equipo, liderado por Jody Webster de la Universidad de Sydney, encontró evidencia de cinco muertes masivas desencadenadas por cambios repentinos en el nivel del mar.

Dos de estas muertes ocurrieron aproximadamente 30  mil y 22 mil años atrás cuando el clima de la Tierra se dirigía hacia el último máximo glacial. A medida que el clima se enfriaba, más agua fue atrapada en capas de hielo y el nivel del mar se redujo en unos 120 metros. "La línea de costa en retirada habría expuesto el arrecife y causado su muerte", dice Webster a New Scientist.

Regresó de la extinción... varias veces

Sin embargo, en ambas ocasiones el arrecife logró restablecerse en los próximos miles de años moviéndose más hacia el mar. Pequeñas cantidades de coral superviviente pudieron haber repuesto los nuevos sitios con larvas, añade Webster.

Cuando el planeta comenzó a calentarse nuevamente, el arrecife volvió a tener problemas. La fusión de las capas de hielo hizo que los niveles del mar aumentaran, dejando el coral demasiado sumergido para obtener suficiente luz solar. Las inundaciones costeras asociadas también habrían liberado cantidades masivas de sedimentos que podrían haber dañado al coral. El aumento gradual del nivel del mar provocó que el arrecife muriera tres veces entre 17 mil y 10 mil años atrás. Sin embargo, los núcleos revelaron que siempre logró recuperarse moviéndose a aguas menos profundas cerca de la costa.

Los hallazgos sugieren que la Gran Barrera de Coral tiene una mayor capacidad de recuperación a largo plazo de lo que se pensaba, pero su salud a corto plazo es más difícil de predecir, dice Webster. "Con el blanqueamiento masivo año tras año que hemos estado viendo y la mortalidad masiva, no consideraría este estudio como un gran faro de esperanza para el arrecife", sentencia.

Las temperaturas oceánicas probablemente suban más rápido ahora que en cualquier momento en los últimos 30 mil años, lo que significa que no tenemos un punto de referencia para comparar, dice Webster. "El arrecife probablemente morirá de nuevo en los próximos miles de años si sigue sus patrones geológicos anteriores porque nos espera otro período glacial, pero si el cambio climático inducido por el hombre acelerará la muerte aún está por verse", finalizó.

No solamente la Gran Barrera de Coral está en peligro, la UNESCO ha advertido que otros arrecifes corren el riesgo de desaparecer en los próximos 30 años; y todas las pistas indican que somos los humanos quienes desencadenaremos esa mortandad.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.