Escándalo en la paleontología española y peruana: revista denuncia a presuntos pseudocientíficos

Grave denuncia en la paleontología mundial. Según la revista Annals of Geophysics (AoG), tres pseudo-paleontólogos de España y Perú han estado aprovechando el poco conocimiento científico que tiene la prensa local, y en general la sociedad, para llevar a cabo actividades poco éticas.

De acuerdo a la denuncia de la publicación científica, los peruanos Carlos Vildoso y Klaus Hönninger y el español Joan Corbacho, se han estado haciendo pasar por paleontólogos a pesar de carecer de estudios formales en esta disciplina para, entre otras cosas, publicar estudios con poco rigor científico, vender muestras de fósiles por internet, organizar eventos y otras actividades comerciales.

El caso de Joan Corbacho

Hace más o menos una década, Joan Corbacho comenzó a publicar artículos sobre trilobites ordovicianos de Marruecos. Pero Juan Carlos Gutiérrez-Marco, del Instituto español de Geociencias (CSIC, UCM), sostiene que en lugar de un experto paleontólogo, el autor de los trabajos es un coleccionista aficionado de fósiles sin los mínimos conocimientos científicos.

Según su página web, Joan Corbacho es perito judicial en paleontología y gemología, presidente de la Associació de Perits i Taxadors de Catalunya (APTC) y responsable del Departamento de Autenticación Fósil y Trilobites del Museo Geológico del Seminario de Barcelona. De hecho, ha realizado varias publicaciones sobre falsificaciones de trilobites en Marruecos. Pero según Gutiérrez-Marco, los títulos pertenecen a la Universidad Europea Miguel de Cervantes de Valladolid (España), un centro privado que ofrece acceso sin requisitos académicos.

Gutiérrez-Marco denuncia también que los ejemplares de muchos artículos de Corbacho sobre falsificación contienen ejemplos “muy elementales y obvios” y, lo que es más grave, algunas estadísticas inventadas. Además, “Corbacho estableció nuevas especies de trilobites basadas en material grueso reconstruido o altamente retocado por comerciantes marroquíes”, expresa Gutiérrez-Marco en el artículo.

Las revistas que publicaron principalmente los papers de Corbacho, Batalleria, y la serie no periódica Musei Geologici Seminarii Barcinonensis (Serie Paleontológica), también merecen ser tenidas en cuarentena, según el geólogo del CSIC. Afirma que ambas publicaciones incumplen el método científico y, en el mejor de los casos la revisión por pares de sus artículos es inadecuada.  La falta de rigor de estas revistas es lo que, para el denunciante, ha inundado la literatura sobre trilobites del norte de África con nuevos taxones, en su mayoría mal descritos y carentes de precisión geológica.

Además del fraude científico, Gutiérrez-Marco asegura que Corbacho ha puesto a la venta ejemplares de trilobites en eBay a través del sitio web de su compañía: “A menudo ha considerado el peor ejemplar (menos completo o peor conservado) como holotipo, dejando los paratipos para colecciones privadas”. Estas prácticas ya habían sido denunciadas, tras lo cual, asegura, se quitó la sección de la página web en la que se ponían trilobites a la venta.

El asunto se encuentra ahora en manos de la justicia, según Corbacho, a quien hemos contactado desde N+1, aunque se ha negado a dar declaraciones hasta que exista una resolución judicial.

*Actualización:

Los descargos de Joan Corbacho se han hecho esperar hasta mayo. A estas acusaciones, dice animar "a cualquiera que tenga una duda, que se ponga en contacto con la universidad y comprueben dichos títulos" y afirma que nunca se ha hecho pasar por paleontólogo con título universitario, sosteniendo que “para publicar un artículo de paleontología, no hace falta ser académico, aunque yo lo soy en otra especialidad, sino experto en la materia sobre la que se escribe. Hay y ha habido muy buenos paleontólogos en la historia de la ciencia que no tenían un título en Paleontología. Algunos ejemplos actuales que tienen un currículo que podría competir con el del Dr Juan Carlos Gutiérrez Marco son Ray Stanford o David Ward, que tienen conexiones con museos internacionales como el Smithsonian National Museum of Natural History o el Natural History Museum”.

Corbacho tampoco comparte la opinión que Gutierrez-Marco tiene sobre Ballateria: “Todos los artículos que se publican en Batalleria están revisados por dos paleontólogos profesionales como mínimo, y en el caso de mis artículos, se han revisado por paleontólogos internacionales especialistas en trilobites”, afirma, y añade: "Yo no solo he publicado en Batalleria en España, sino también en Ponències (Centre d'Estudis de Granollers de España) y Comunicat. (Revista de l'institut Català de Mineralogia, Gemmologia i Paleontología). En el caso de las revistas internacionales quiero destacar Geobios y Bulletin de la société d'histoire naturelle de Francia, GFF de Suecia y Acta Musei Nationalis Pragae, Series B – Historia Naturalis de la República Checa. Además, he escrito dos artículos de divulgación de la paleontología en Deposits Magazine del Reino Unido". 

El caso de Carlos A. Vildoso

El caso que más llama la atención es el de Carlos A. Vildoso, quien tiene un largo historial de acusaciones por actividades reñidas con la ética, entre las que se encuentran, por ejemplo, ejercer como paleontólogo a pesar de nunca haber demostrado que terminó la carrera.

En ese sentido, de acuerdo a una carta del año 1993 del Dr. Rosendo Pascual de la Universidad Nacional de La Plata, Vildoso solo aprobó 3 cursos de 7 y se vio involucrado en problemas que lo obligaron a dejar el Museo de La Plata.

Así mismo, un año antes, en 1992 Vildoso fue acusado de haber estafado el Museo de la Nación de Perú al hacer ingresar como fósiles de mastodonte y megaterios, bloques de yeso y desmonte. De acuerdo, a un oficio del Museo de Historia Natural del año 2000, Vildoso “construyó con yeso y huesos de ballenas los fósiles de mastodonte que no pudo encontrar”. Estos hechos fueron probados por peritos expertos del Museo de Historia Natural de Lima y del Museo de Historia Natural de París.

En los últimos años, Vildoso, quien funge como presidente del Instituto Peruano de Paleovertebrados (IPEP), se ha visto envuelto en un nuevo escándalo al ser acusado de haber incumplido con lo ofrecido como encargado de la organización del IX Congreso Latinoamericano de Paleontología que se realizó en setiembre del 2016 en Lima.

Carlos A. Vildoso y otros miembros del IPEP con peculiar uniforme
Facebook IPEP 

Entre lo prometido e incumplido por Vildoso se encuentra: pasajes a ponentes invitados quienes tuvieron que viajar con su propio dinero, salidas de campo que nunca se realizaron a pesar de haber sido pagadas, falta en la entrega de comprobantes, entre otros. El malestar causado por el accionar de Vildoso ha sido tal que la Society of Vertebrate Paleontology de EE.UU le pidió al, en ese entonces, Ministro de Cultura de Perú investigue lo ocurrido.

En vista a esa petición, el Ministerio de Cultura emitió un informe al que tuvimos acceso (cortesía de Sophimania) donde se indica que Vildoso “no ha mostrado una responsabilidad suficiente para seguir siendo considerado por el Ministerio de Cultura como un potencial socio estratégico”. Además, recomienda una auditoria de las cuentas de Vildoso y pidió al procurador que evalúe tomar acciones legales en vista a “las irregularidades en el manejo de los fondos recaudados para el evento”.

En comunicación con N+1, Carlos Vildoso desestimó las acusaciones llamándolas “ataques redundantes” y dijo que todo se trataba de “una campaña que tiene otros objetivos”, aunque no especificó cuáles. Por otro lado, Vildoso aceptó que hubo errores en la organización del IX Congreso Latinoamericano, pero negó se haya tratado de una maniobra fraudulenta o estafa.

El caso Klaus Hönninger

Con respecto a Hönninger, la publicación de AoG afirma que a pesar de presentarse en los medios de comunicación como figura pública especializada en paleontología y ser director de un museo privado, Hönninger no cuenta con estudios formales en la materia en un claro ejemplo de intrusismo científico.

“Los antecedentes del Sr. Hönninger se basaron aparentemente en dos títulos falsos en la especialidad”, afirma la publicación. “El primero obtenido en el Praehistorica Institut de Hanau (Alemania), el cual es un laboratorio privado de preparación de fósiles, en parte con fines comerciales, dirigido por el Sr. Ingo Meyer”.

“El segundo título putativo proviene del Wyoming Dinosaur Center de EE. UU., otra empresa privada que mantiene un programa de pago (Dinosaur Academy) para enseñar a desenterrar dinosaurios a estudiantes de secundaria”, añade.

Además, Hönninger afirma ser el autor de la “Hipótesis Hönninger”, la cual sugiere que la extinción masiva del Cretácico-Paleógeno habría comenzado debido a causas climáticas, cinco millones de años antes de la caída del asteroide que acabó con los dinosaurios, lo que llevó al enanismo a ciertas foraminíferas que nunca llegó a probar.

Por otro lado, en sus diversas apariciones en medios de comunicación especializados en el fenómeno OVNI, Hönninger afirma haber tenido un contacto del tercer tipo con extraterrestres humanoides de cabezas alargadas, similares a las momias deformadas de la Cultura Paracas. Hönninger también ha tenido un corto paso por la política peruana, en donde postuló a presidente de la región norteña de Lambayeque.

N+1 intentó ponerse en contacto con Hönninger, pero hasta el cierre de este artículo, los intentos fueron infructuosos.

Estos tres casos de intrusismo científico golpean a la comunidad hispanoamericana que ya de por sí tiene problemas para realizar actividades de investigación. Especialmente la peruana, la cual tiene que lidiar con falta de financiamiento, la desidia de las autoridades y la ignorancia de los medios de comunicación.

*Este artículo se publicó originalmente el 30 de enero de 2018. 


Victor Román y Beatriz de Vera
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.