Balleneros japoneses asesinaron a 333 ballenas minke este año “en nombre de la ciencia”

Ballena minke con su cría. /Humane Society International Australia

Cada Navidad, los marineros de Japón salen al Océano Austral a tomar un "muestreo biológico" de ballenas minke (Balaenoptera bonaerensis) que tiene como objetivo investigar "la estructura y la dinámica del ecosistema marino antártico". Sin embargo, aunque vistan esta actividad de investigación científica, no están tratando de comprender más sobre el cambio climático o de investigar las melodías intercambiadas por estos cetáceos: según la Comisión Ballenera Internacional, están matando a cientos de estas rorcuales antárticas, y luego dejando que la carne se venda en mercados y restaurantes.

Las últimas cifras, publicadas a principios de mayo, revelan que 333 ballenas minke fueron asesinadas en la temporada de verano 2017/2018 en Australia: 122 estaban embarazadas y 114 eran jóvenes, lo que significa que aún no podían reproducirse. Los animales son asesinados con arpones que llevan granadas explosivas que matan a la ballena instantáneamente entre el 50%  y el 80% de las veces. "La muerte de 122 ballenas preñadas es una estadística impactante y una triste acusación sobre la crueldad de la caza de ballenas de Japón", dice Alexia Wellbelove, de Humane Society International.

Los cazadores afirman que matar a las ballenas es necesario, ya que "la información sobre la edad solo se puede obtener de los tapones para los oídos internos y, por lo tanto, solo a través de métodos de muestreo letales". Pero la idea de que las ballenas deben ser asesinadas "por la ciencia" ha sido desacreditadas muchas veces, la mayoría de los investigadores creen que se puede estimar la edad de una ballena comparando su tamaño con otras ballenas de edad conocida, informa SienceAlert. 

Además, el país asiático permite que la carne de ballena se venda como un producto alimenticio, eliminando aún más la credibilidad de sus afirmaciones sobre la investigación científica. En 2014, la Corte Internacional de Justicia pidió a Japón que detenga su programa de caza de ballenas y lo declare ilegal, y en respuesta, Japón ha retirado su reconocimiento de la Corte Internacional de Justicia en asuntos relacionados con la caza de ballenas.

Según el Sydney Morning Herald, Japón tiene la intención de matar alrededor de 4.000 ballenas en los próximos 12 años y, finalmente, reanudar la caza comercial de ballenas. "Esperamos que Australia y otros países a favor de la conservación envíen el mensaje más fuerte posible a Japón de que debería detener sus programas letales de caza de ballenas", concluye Wellbelove.

Unas 150 ballenas piloto (Globicephala) de aletas cortas, aparecieron en una playa de Australia el pasado marzo, desencadenando un enorme operativo de rescate. Según recogía la cadena ABC, la mitad de estas ballenas se encontraban muertas y decenas de rescatistas se desplazaron a la playa para intentar salvar a las supervivientes. Lss ballenas piloto, o calderones, son conocidos por sus frecuentes varamientos masivos. Puede ocurrir cuando están enfermas, heridas, o cuando cometen errores de navegación, especialmente en playas de poca pendiente. En ocasiones, el gran número de ballenas se debe a que los animales varados envían señales de socorro para atraer a otras ballenas que pueden también quedar atrapadas.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.