Una vacuna personalizada para el cáncer cerebral ha demostrado eficacia en algunos pacientes

Las imágenes por resonancia magnética muestran a un paciente con un tumor cerebral. /Escuela de Medicina St. Louis

Las personas con glioblastoma mortal de cáncer cerebral tienen, por lo general, menos de 18 meses de esperanza de vida desde el diagnóstico. Sin embargo, un ensayo clínico multicéntrico, liderado por la Escuela de Medicina St. Louis, de la Universidad de Washington (EE.UU.), de una vacuna personalizada que se dirige al cáncer agresivo ha indicado mejores tasas de supervivencia para tales pacientes. Los resultados se publican en Journal of Translational Medicine.

El ensayo clínico de fase tres incluyó 331 pacientes de cuatro países, que recibieron, aleatoriamente, bien la terapia estándar más la vacuna personalizada, llamada DCVax-L, o bien la terapia estándar más un placebo. De acuerdo con el diseño del ensayo, el grupo de la vacuna tenía el doble de pacientes que el grupo placebo. Además, a cualquier paciente en el ensayo se le permitió recibir la vacuna si su cáncer progresó después del tratamiento inicial. Como tal, casi el 90% de todos los participantes recibieron la vacuna en investigación.

A partir del análisis detallado en el estudio, los 331 pacientes en el ensayo (incluidos los que recibieron y no recibieron la vacuna) tuvieron una media de supervivencia de poco más de 23 meses. Cien pacientes tuvieron una supervivencia global promedio de 40,5 meses (más de tres años) y fueron designados como "sobrevivientes extendidos". Los investigadores dicen estar particularmente interesados ​​en la respuesta de este último grupo a la vacuna, aunque aún no saben si todos en este grupo recibieron la vacuna, ya que el ensayo está en curso y permanece ciega (es decir, ni los pacientes ni los médicos saben qué pacientes están recibiendo la vacuna). Pero dado que los investigadores informaron que casi el 90% de todos los participantes recibieron la vacuna en algún momento, las posibilidades de que los sobrevivientes extendidos sean receptores de la vacuna, en lugar del placebo, son altas.

La vacuna personalizada utilizada fue específica para cada paciente. Después de la cirugía para extirpar la mayor cantidad de tumor posible, se procesa una pequeña cantidad de tejido tumoral y luego se expone a las células inmunitarias del propio paciente, llamadas células dendríticas. La exposición al material tumoral básicamente entrena a las células dendríticas para buscar y destruir las células tumorales. Estas células dendríticas entrenadas se devuelven al paciente como una vacuna inyectada en el brazo. Se necesitan relativamente pocas vacunas: las primeras tres son semanas separadas; los próximos tres son meses separados; y luego continúan con una vacuna cada seis meses después del primer año.

El ensayo, que fue financiado por el fabricante de la vacuna, Northwest Biotherapeutics Inc., está en curso para permitir el estudio continuo de los pacientes que superan la esperanza de vida de los diagnosticados con glioblastoma. Los investigadores afirman que la vacuna tenía muy pocos efectos secundarios, especialmente en comparación con el tratamiento estándar para este cáncer, que incluye cirugía, radiación y quimioterapia. Aunque alrededor del 2% de los participantes (siete) experimentaron un evento adverso grave, como hinchazón cerebral o convulsiones, que podrían haberse relacionado con la vacuna.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.