Misterioso colapso de hombres del neolítico puede haberse debido a las guerras entre clanes

Wikimedia Commons 

Hace aproximadamente 7 mil años, durante el neolítico, la diversidad genética de los hombres se redujo misteriosamente de una manera muy abrupta. Este colapso fue tan extremo que el ratio pasó a ser de 1 hombre cada 17 mujeres.

Los antropólogos y biólogos estaban perplejos, pero ahora investigadores de Stanford creen haber encontrado una explicación simple, aunque reveladora. El colapso, argumentan, fue el resultado de las constantes guerras entre clanes patrilineales, cuya pertenencia está determinada por los antepasados ​​masculinos. Los resultados han sido publicados en Nature Communications.

La idea nace luego de haber estado leyendo en internet

De acuerdo a lo que reporta ScienceDaily, la idea fue del estudiante universitario de sociología en Stanford, Tian Chen Zeng, después de pasar horas leyendo publicaciones en blogs que especulaban sobre los orígenes del "cuello de botella neolítico del cromosoma Y", como se conoce el evento.

Zeng luego compartió sus ideas con su compañero de clase de la escuela secundaria Alan Aw, quien también es estudiante universitario en Stanford, pero en ciencias matemáticas y computacionales. Después, ambos llevaron su idea a Marcus Feldman, profesor de biología en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la misma universidad; juntos realizaron la investigación.

Según los investigadores, es usual que la diversidad genética humana caiga en picada de vez en cuando, pero el cuello de botella del cromosoma Y, que se infiere de los patrones genéticos en los humanos modernos, es extraño. En primer lugar, se observó solo en los hombres, más precisamente, se detectó solo a través de los genes en el cromosoma Y, que los padres transmiten a sus hijos. En segundo lugar, el cuello de botella es mucho más reciente que otros eventos biológicamente similares, dando a entender que sus orígenes podrían tener algo que ver con el cambio de las estructuras sociales.

Cambios en las estructuras sociales

Ciertamente, señalan los investigadores, las estructuras sociales estaban cambiando. Después del inicio de la agricultura y el pastoreo hace unos 12,000 años, las sociedades se organizaron cada vez más en torno a grupos de parentesco extendidos, muchos de ellos clanes patrilineales, un hecho cultural con consecuencias biológicas potencialmente significativas.

La clave es cómo los miembros del clan se relacionan entre sí. Mientras que las mujeres pueden haberse casado con alguien de un clan distinto, los hombres en dichos clanes solían estar relacionados a través de antepasados ​​masculinos y por lo tanto tendían a tener los mismos cromosomas Y. Desde el punto de vista de esos cromosomas al menos, es casi como si todos en un clan tuvieran el mismo padre.

Sin embargo, eso solo se aplica dentro de un clan, y aún podría haber una variación considerable entre los clanes. Para explicar por qué incluso la variación entre clanes podría haber disminuido durante el cuello de botella, los investigadores plantearon la hipótesis de que las guerras, si arrasaban clanes enteros a lo largo del tiempo, también eliminarían en el proceso un buen número de linajes masculinos y sus cromosomas Y únicos.

Para poner a prueba sus ideas, los investigadores recurrieron a modelos matemáticos y simulaciones por computadora en las que los hombres luchaban -y morían- por los recursos que sus clanes necesitaban para sobrevivir. El equipo encontró que las guerras entre clanes patrilineales redujeron drásticamente la diversidad del cromosoma Y a lo largo del tiempo, mientras que el conflicto entre clanes no patrilineales (grupos donde tanto hombres como mujeres podían moverse entre clanes) no lo hizo.

El modelo de Zeng, Aw y Feldman también explica la observación de que, entre los linajes masculinos que sobrevivieron al cuello de botella del cromosoma Y, algunos linajes experimentaron expansiones dramáticas, consistentes con el modelo del clan patrilineal, pero no con otros. Ahora los investigadores están buscando aplicar el marco en otras áreas, en cualquier lugar.

La humanidad ya ha sobrevivido varios cuellos de botellas biológicos. Uno de los más violentos parece haber sido el del llamado Dryas Reciente, donde un objeto espacial impactó sobre la Tierra hace 12 mil años aproximadamente y causó incendios masivos parecidos a los que acabaron con los dinosaurios.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.