Antigua momia de un halcón milenario resultó ser un feto humano con deformaciones

Universidad del Oeste

En el Museo Maidstone (Reino Unido) una pequeña momia conocida como  EA 493 - Halcón momificado del periodo ptolemaico, ha resultado no ser un ave rapaz milenaria sino un raro ejemplo de un feto humano con malformaciones. 

Su error de catalogación salió a la luz en 2016, cuando el museo decidió realizar una tomografía computarizada de algunas de sus momias. Algunos expertos en ese entonces ya la identificaron como un feto humano, pero las pruebas carecían de detalles. Ahora, el uso de tecnología micro-TC, una exploración de muy alta resolución que no implicaba dañar a la momia, ha confirmado el resultado. 

Se ha revelado así lo que habría sido una tragedia familiar hace dos milenios: un varón, nacido muerto entre las 23 y 28 semanas de gestación y con una rara afección llamada anencefalia en la que el cerebro y el cráneo fallan para desarrollarse apropiadamente.


Las imágenes muestran los dedos de los pies y las manos bien formados, pero un cráneo con graves malformaciones; la parte superior del cráneo no está formada y los arcos de las vértebras de su columna no se han cerrado. Además, los pabellones auditivos están en la parte posterior de su cabeza, y no hay huesos para dar forma al amplio techo y los lados del cráneo, donde el cerebro crecería, relatan los investigadores, de la Universidad del Oeste (Ontario, Canadá). Eso la convierte en una de las dos momias anencefálicas que se sabe que existen (la otra fue descrita en 1826) y, con mucho, la momia fetal más estudiada de la historia.

Otra momia misteriosa, esta vez encontrada en Atacama, Chile, también resultó ser un bebé. Después del hallazgo de la pequeña momia de aproximadamente 12 centímetros, con cinco pares de costillas y un cráneo alargado fuertemente deformado, diferentes versiones sobre su origen señalaron que eran los restos de un embrión humano deforme, o que era un simio e incluso un extraterrestre.Un equipo de genetistas han realizado un análisis descubriendo que, en realidad, son los restos de un bebé con numerosos trastornos genéticos, de acuerdo con lo publicado en Genome Research.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.