La vida podría existir en la estrella más cercana a nosotros

Wikimedia Commons

Una de las formas más usadas para saber si un planeta podría ser propicio para la vida (tal y como la conocemos) es averiguar qué tan lejos se encuentra de su estrella. Si el exoplaneta se encuentra demasiado cerca, podría recibir demasiada radiación o no tener nada de agua; y si se encuentra demasiado lejos, podría ser demasiado frío y no tener agua en estado líquido (aunque esto puede variar de acuerdo al tipo de estrella).

Por esta razón, los astrónomos han buscado exoplanetas que encajen en esta ubicación y aunque inicialmente se descartó al sistema estelar más cercano a nosotros, un equipo de investigadores de la Universidad de Colorado en Boulder parece sugerir lo contrario.

El grupo, dirigido por Tom Ayres del Centro de Astrofísica y Astronomía Espacial de UC Boulder acaba de lanzar un nuevo análisis que predice que el sistema Centauri podría tener mundos parecidos a la Tierra. El anuncio lo hizo en el encuentro de la Sociedad Astronómica Americana en Denver, CO (EEUU).

Un sistema de tres estrellas 

El sistema Centuari está ubicado a solo 4.36 años luz de nosotros y consta de tres estrellas: Alfa Centauri A, Alfa Centauri B y Proxima Centauri (a veces llamada Centauri C), esta última se hizo conocida hace unos años luego que los astrónomos detectaran al menos un pequeño planeta similar a la Tierra, actualmente llamado Proxima Centauri b. Sin embargo, ahora sabemos que la estrella podría no ser adecuada para la vida.


Wikimedia Commons

Ayres estuvo de acuerdo con el hallazgo anterior de que la actividad de la llamarada solar en Proxima Centauri probablemente despojaría la atmósfera de Proxima Centauri b. Tiene 50 mil veces más actividad de erupción solar que nuestro sol, y es 500 veces más activa en emisiones de rayos X. Proxima Centauri es una pequeña enana roja, por lo que el planeta solo es potencialmente habitable porque está muy cerca de la estrella. Sin embargo, a esa distancia tendría pocas posibilidades de permanecer habitable.

Por otro lado, Alpha Centauri A y B están estrechamente asociados entre sí y el estudio también las evaluó por la capacidad de nutrir planetas. En el caso de Alpha Centauri B, un exoplaneta encontraría cinco o seis veces más radiación de rayos X que la Tierra con un ciclo similar de erupción solar. Mientras que Alpha Centauri A sí parece un hogar bastante agradable para los exoplanetas, emite mucha menos radiación que nuestro sol, y el ciclo de erupción solar es más lento.

Los métodos actuales de detección no ayudan 

El problema, sin embargo, es que no sabemos de ningún planeta que orbite Alpha Centauri A o B (lo cual no significa que no existan). Ambas estrellas son grandes y brillantes, lo que hace que sea más difícil detectar planetas a través del método de tránsito.

El otro problema es que Alpha Centauri A y B tienen planos orbitales que no están completamente alineados con los nuestros. Lo que significa que no podemos ver cuándo los objetos pueden pasar frente a ellos. Incluso el método gravitatorio menos exacto para encontrar exoplanetas probablemente esté bloqueado debido a las interacciones entre las mismas estrellas.

Los futuros instrumentos como el Telescopio Espacial James Webb podrían ayudarnos a encontrar exoplanetas alrededor de una de estas estrellas, si es que las hay. Esos seguramente serían exoplanetas que vale la pena estudiar en profundidad.
 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.