Diplomáticos estadounidenses en China sufren daños cerebrales por presuntos ‘ataques sónicos’

Presunto ataque sónico ocasionó incidente diplomático entre EEUU y China.

Esto no es una película de espías o de ciencia ficción: al igual que ocurrió en Cuba desde el año pasado, esta vez diplomáticos estadounidenses en China están siendo enviados a casa por lo que serían, de acuerdo a las versiones manejadas por medios internacionales, presuntos ataques sónicos de desconocida procedencia. 

El 2016 y 2017, 24 diplomáticos estadounidenses en Cuba reportaron oír sonidos extraños. Más tarde, mostraron síntomas de daño neurológico similares a los de una conmoción. Luego de ser expuestos al presunto ataque, “los pacientes mostraron disfunciones cognitivas, vestibulares, y oculomotores, junto con síntomas auditivos, anomalías de sueño y dolores de cabeza”, indicaron los reportes médicos de entonces.

Ahora, a fines del mes pasado, un empleado del Departamento de Estado en Guangzhou, al sur de China, reportó “sensaciones anormales de sonido y presión” que, de acuerdo al secretario de Estado, “eran muy similares” y “consistentes” con lo ocurrido en la Habana. Pero no todo quedó allí: varios ciudadanos estadounidenses y sus familias en China fueron evacuados por el mismo problema (encontrarse mal por escuchar un intenso sonido), según informó una portavoz del gobierno. 

Hasta el momento, se teme por un ‘ataque sónico’, aunque las autoridades estadounidenses no han podido llegar al momento a ninguna conclusión determinante. 

Investigaciones fracasan en dar con el motivo

Desde agentes del FBI, pasando investigadores de la unidad médica del Departamento de Estado, hasta epidemiólogos han observado el problema.

En Pekín, el Ministerio de Exteriores asegura no haber conseguido localizar "ninguna causa, ni siquiera ningún indicio" en sus pesquisas sobre el primer caso. Sobre los nuevos episodios, sostiene que no ha recibido comunicación oficial. “Si realmente hay algún problema, esperamos que EE UU lo comunique directamente, para que China pueda adoptar una actitud responsable e investigarlo”, dijeron portavoces chinos en declaraciones recogidas por El País. 

Qué o quién propiciaría estos sonidos aun es desconocido. El hecho de que ocurra en Cuba y China alimenta la especulación sobre si todo esto es un acto premeditado de China o Rusia. 

Pese a que en Cuba los trabajadores de la embajada colocaron dispositivos de grabación para intentar encontrar respuestas, aun no se ha concluido nada relevante. Los epidemiólogos estudiando el misterio tampoco consiguen respuestas. Los médicos confirmaron que los daños sufridos por los pacientes son reales, pero no pueden dar con la causa. El trabajo epidemiológico, publicado en el Journal of American Medical Association indica que el misterio “permanece evasivo” y alerta sobre “nuevos mecanismos para provocar lesiones cerebrales por un origen desconocido”. Las esperanzas, sin embargo, están en las investigaciones del FBI, que visitó la Habana y conversó con personal del gobierno cubano, entrevistó víctimas y observó de cerca residencias y habitaciones de hotel. De acuerdo al Miami Herald, el FBI tiene una serie de teorías en términos de tecnología empleada en el posible ataque, y se espera que pronto se conozcan sus conclusiones.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.