Pronto los forenses podrán atrapar a los ladrones por sus… microbios

Pixabay 

Aunque a menudo lo olvidemos, miles de millones de microbios viven con nosotros cada momento y ahora los investigadores han descubierto que es posible identificar delincuentes basándose ​​en los diminutos seres vivos que dejan atrás cuando los eliminan de su piel o nariz. La investigación se presentará en la conferencia ASM Microbe en Atlanta, Georgia.

En 2014, Jarrad Hampton-Marcell en el Laboratorio Nacional Argonne en Illinois y sus colegas  publicaron una investigación en la que se demostraba que las personas parecen dejar una firma microbiana única en sus hogares. Esto sugirió que los microbios que la gente deja atrás podrían ser útiles para identificar a criminales sospechosos como ladrones. "¿Qué pasaría si pudiéramos encontrar firmas exclusivas de cada individuo?", se preguntó Hampton-Marcell.

El marcador genético 16S rRNA

Primero visitó a forenses en Florida, quienes le explicaron cómo los ladrones generalmente ingresan a sus hogares y cuán rápidamente respondieron las autoridades locales. Esto varió de minutos a horas. Luego Hampton-Marcell y sus colegas hicieron que 45 estudiantes de pregrado realizaran una serie de robos falsos en diez hogares en Illinois y Florida, en agosto de 2016 y marzo de 2017. Esto les dio a los investigadores la oportunidad de buscar depósitos de microbios. Los puntos de entrada resultaron particularmente fructíferos. "Usarán la fuerza, se moverán y probablemente derramarán su microbioma", dice Hampton-Marcell a New Scientist.

Más adelante, el equipo analizó los microbios de la piel y las fosas nasales de cada "ladrón" utilizando un marcador genético llamado 16S rRNA para distinguir los diversos microbios. Después de muestrear un total de 45 participantes y recopilar datos de otros estudios, el equipo descubrió que podían agrupar miles de conjuntos únicos de microbios que servían como huellas dactilares microbianas para personas individuales.

Hubo una diferencia detectable en el microbioma dentro de las casas después de un robo con allanamiento de morada. El equipo descubrió que podían identificar qué ladrón simulado había ingresado a la propiedad con más del 70% de precisión. "Me volví loco", dice Hampton-Marcell. "Literalmente me caí de la silla".

Al igual que con el ADN, los datos microbianos podrían ayudar a demostrar que un ladrón ha hurgado en un área específica como una caja de joyas. Sin embargo, hay varios problemas que superar antes de que la técnica pueda ser utilizada en investigaciones criminales en la vida real.

Aun con sus problemas, el método luce prometedor  

Durante el estudio de 2014, una de las casas se quedó vacía durante unos días mientras los ocupantes estaban ausentes. En ese momento, su firma microbiana desapareció. A diferencia de una huella dactilar, la huella microbiana dejada por un ladrón se deteriorará, comenzando solo 30 minutos después de que abandonen la escena del crimen.

Sin embargo, eso puede ser útil para revelar exactamente cuándo ocurrió un robo, siempre que se puedan tomar muestras con la suficiente rapidez, dice la científica forense Ruth Morgan del University College London, Reino Unido. "¿Hay alguna forma de determinar la edad del depósito? Esa es una forma potencialmente valiosa de reconstruir eventos en torno a un crimen".

Hampton-Marcell también quiere mejorar la precisión con la que se identifican a las personas, idealmente al 90% o más. Eso sería bueno, dice Morgan, pero agrega que incluso el 70% de precisión podría ser útil si la huella dactilar y la evidencia de ADN también estuvieran disponibles. Los datos microbianos pueden no ser suficientes por sí solos, pero se suman al peso de la evidencia.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.