Tocar el violonchelo mejora las conexiones auditivas y motoras del cerebro

Violonchelista Yo-Yo Ma
giphy

Investigadores canadienses llevaron a cabo un estudio de resonancia magnética funcional a largo plazo en el que enseñaron a los voluntarios que estaban en el escáner a tocar el violonchelo, y descubrieron que las conexiones funcionales de las partes motoras y auditivas del cerebro mejoran durante el entrenamiento. Un artículo publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences informa que dicha plasticidad no depende del éxito en el entrenamiento, sino del aprendizaje mismo.

En el estudio de los científicos del Instituto Neurológico de Montreal de la Universidad McGill, bajo la dirección de Robert Zatorre, participaron 13 voluntarios que dos veces por semana durante un mes tocaron el violonchelo-RMI, un instrumento creado a partir de un material no magnético y no conductor. El sonido se grabó con la ayuda de dos sensores ópticos conectados a las cuerdas, y a los auriculares.

Durante el experimento de resonancia magnética funcional, los voluntarios tuvieron que tocar el instrumento o simplemente escuchar las melodías aprendidas. La efectividad de aprender a tocar el violonchelo se evaluó contando el número de errores cometidos.

A) Entrenamiento y parte experimental del estudio con el violonchelo MRI B) Diseño del experimento

Zatorre et al. / PNAS 2018

Como resultado del entrenamiento, los participantes comenzaron a cometer menos errores. La actividad motora y de las zonas parietales izquierdas aumentó significativamente durante la escucha pasiva de las melodías aprendidas en comparación con el primer día del experimento. Se observó también un incremento significativo en las conexiones funcionales entre las áreas motora suplementaria, la corteza auditiva y el parietal izquierdo, a medida que aprendían a tocar.

Es interesante destacar que la mejora de las conexiones funcionales se debió exclusivamente al proceso de aprendizaje activo. El estudio realizado muestra la posibilidad de que el cerebro cambie bajo la influencia de la experiencia.

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.