Llega a su órbita el satélite chino que estudiará el lado oculto de la Luna

Observatorio Astronómico Nacional de China / Academia China de Ciencias

El satélite chino Queqiao ha entrado exitosamente en órbita en el punto L2 de Lagrange del sistema Tierra-Luna, informa la cadena china Xinhua. La nave está diseñada para retransmitir las señales de la estación Chang'e-4, que aterrizará en la luna a fin de año y se convertirá en la primera sonda que realizará un aterrizaje en el otro extremo de la Luna.

La estación interplanetaria automática "Chang'e-4" constará de dos aparatos: un módulo de aterrizaje y un vehículo lunar. China ya lanzó una misión similar "Chang'e-3" en 2013, pero la nueva misión será distinta porque aterrizará en otra zona. "Chang'e-4" debería ir a la Luna en diciembre de 2018 y aterrizar en el Polo Sur, al otro lado de la Luna.

Debido a que un equipo al otro lado de la Luna no puede transmitir directamente las señales a Tierra, China envió el Queqiao a la Luna unos meses antes de la misión principal. El satélite transmitirá las señales entre el "Chang'e-4" y la Tierra durante el aterrizaje y la parte principal de la misión.

El lugar donde Queqiao se ha colocado está cerca del punto L2 de Lagrange del sistema Tierra-Luna, el cual se encuentra en una línea recta que conecta ambos cuerpos, más allá de la Luna. En este caso, la nave no está directamente en el punto L2, sino en la órbita a su alrededor. Debido a esta disposición, el satélite chino estará en el campo de visibilidad tanto de la Tierra como de los vehículos lunares.


Representación esquemática de la órbita de "Quetziao"
Observatorio Astronómico Nacional de China / Academia China de Ciencias
 

No solo retrasmitirá señales  

Queqiao no solo retrasmitirá las señales de los vehículos y Tierra, también llevará una antena de radio que los investigadores utilizarán para estudiar el universo temprano, algo que los astrónomos llaman la "era oscura cósmica" después del Big Bang y antes de que se formaran las primeras estrellas del universo.

Además de la nave espacial china, dos microsatélites idénticos Longjiang-1 y Longjiang-2 con una masa de 45 kilogramos fueron lanzados el 21 de mayo con el cohete Changzheng-4C. Estos pequeños dispositivos llevarán a cabo mediciones astronómicas en el rango de longitud de onda ultralarga. La luna jugará para ellos el papel de escudo, protegiéndolos de la radiación de la Tierra, interfiriendo con las mediciones.

El lanzamiento de este nuevo satélite es parte de un agresivo plan por parte de Chinapara invertir en ciencia y tecnología. Algo que ya ha llevado a la nación asiática a convertirse en el país que produce más investigación científica, superando incluso a los EEUU.
 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.