Creadora de CRISPR: “Me sentí como el doctor Frankenstein, me preguntaba si habia creado a un monstruo”

Jennifer Doudna. /Flickr

En 2012, un equipo de científicos de la Universidad de California (EE.UU.) realizó uno de los mayores descubrimientos en la historia de la biología: cómo editar el ADN en las células vivas con relativa facilidad, una técnica que recibió el nombre de CRISPR (Clustered Regularly Interspaced Short Palindromic Repeats, en español, repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente interespaciadas). Solo seis años después, ya se ha utilizado para ayudar a tratar el cáncer y para alterar el ADN de muchas plantas y animales, incluido el de los embriones humanos.

Segun cuenta a New Scientist una de sus autoras principales, la bioquímica estadounidense Jennifer Doudna, en un principio no era lo que el equipo se había propuesto hacer, pero se dieron cuenta inmediatamente de que la edición de genes CRISPR tenía un potencial inmenso. Doudna, junto con la microbióloga francesa Emmanuelle Charpentier, lideró el descubrimiento de esta revolucionaria herramienta molecular utilizada para editar o corregir el genoma de cualquier célula. Una especie de tijeras moleculares capaces de cortar cualquier molécula de ADN de una manera precisa y controlada, eliminando o insertando una nueva para activar o bloquear funciones del sistema inmune.

Pero, además del potencial de la herramienta de erradicar enfermedades previamente incurables, también plantea preguntas éticas sobre las posibles consecuencias involuntarias de sobreescribir el genoma humano. La técnica ha suscitado una importante polémica, sobre todo cuando un estudio, del que más tarde se puso en entredicho su metodología, afirmó que podía inducir a mutaciones involuntarias. Aunque aún se encuentra aún en cuarentena, China ya se han atrevido a inyectar a un humano células que contienen genes editados, y el año pasado, un grupo de científicos modificó el genoma de embriones humanos en Estados Unidos, aunque ninguno se desarrolló más allá de unos pocos días y tampoco fueron implantados en el útero de ninguna mujer.

Las pesadillas de la edición genética

El descubrimiento de la edición de genes CRISPR fue la culminación de la vida de Doudna, dedicada a descubrir los secretos del ARN. Cuando CRISPR comenzó a desatar esta tormenta en los ciudadanos de a pie y en la comunidad científica, “empecé a sentirme un poco como el Doctor Frankenstein. Pensaba: '¿He creado a un monstruo?”, contó la autora. 

En su libro publicado en 2017, Una grieta en la creación: el nuevo poder para controlar la evolución, describe una pesadilla que involucraba a Hitler con una máscara de cerdo, pidiéndole que aprendiera más acerca de su increíble tecnología. “Tuve este y otros sueños muy aterradores, casi como pesadillas, lo cual es bastante inusual para un adulto. No tanto últimamente, pero en los primeros años después de que publiqué mi trabajo, el campo se movía muy rápido. Tenía la increíble sensación de que la ciencia estaba superando con creces cualquier consideración sobre ética, implicaciones sociales y si deberíamos preocuparnos de personas al azar en varias partes del mundo que usan esto con fines nefastos”, revela a The Guardian.

Actualmente, su postura es que no debería usarse clínicamente hoy, pero posiblemente en el futuro. “Al principio, pensé: ¿por qué lo harías? Luego comencé a escuchar a personas con enfermedades genéticas en su familia; esto ahora está sucediendo todos los días para mí. Muchos me envían fotos de sus hijos. [...] Exponerse a eso, conocer a algunas de estas personas, ya no es abstracto, es muy personal. Y piensas, si hubiera una manera de ayudar a estas personas, deberíamos hacerlo. Sería un error no hacerlo”, contaba al periódico británico.

Más allá de la controversia, CRISPR es una tecnología muy prometedora y hay frentes en los que CRISPR demuestra que puede haber venido a mejorarnos la vida. En este artículo te contamos algunos de los ejemplos en los que la edición de genes se usa para librarnos de enfermedades.

Redacción N+1

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.