Rara enfermedad de hace 300 años acaba de aparecer en un adolescente del Reino Unido

Wikimedia Commons

En marzo de este año, los médicos del Hospital Countess of Chester en Gales llegaron a un diagnóstico bastante inusual para las ampollas en las manos y los pies de un adolescente de 15 años: el menor tenía la viruela bovina.

Según informa la BBC, las lesiones, que se han curado desde entonces, se desarrollaron en sus extremidades. Los informes sugieren que este desafortunado adolescente desarrolló las marcas llenas de pus con picazón poco después de que fue mordido por los terneros que estaba alimentando.

El menor fue llevado a un médico clínico, y se sorprendió cuando le dijeron que su infección era una enfermedad que fue común en el siglo 18 pero que ahora es bastante rara. El caso fue presentado en una reciente reunión de la Sociedad Europea de Dermatología Pediátrica en Londres.

Un remanente del pasado 

La viruela vacuna en realidad no es peligrosa. Es técnicamente una enfermedad del pasado; aunque todavía existe en la naturaleza tanto en Europa como en Asia, no se diagnostica en seres humanos a un ritmo significativo. En Gales, por ejemplo, el último caso conocido ocurrió entre 10 y 15 años atrás. La industrialización de la agricultura significa que muy pocas personas ordeñan vacas a mano, por lo que el virus no se puede transmitir de vaca a persona tan fácilmente. A veces aparece en veterinarios y trabajadores del zoológico, pero eso es todo.

Como señaló el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, la enfermedad desaparece por sí sola en personas con sistemas inmunológicos sanos, y tampoco hay evidencia de transmisión del virus de humano a humano, lo que lo hace poco amenazante.

Es más probable que se encuentre en gatos callejeros que han sido infectados por roedores, pero de lo contrario no está realmente en el radar de ningún profesional de la salud pública. Por eso se debe aclarar que este caso no es el comienzo de una nueva epidemia; pero, como los investigadores dijeron en la nota de la conferencia, vale la pena vigilar porque esos diagnósticos son muy poco frecuentes hoy en día.

“Un total de 29 informes de laboratorio de viruela bovina fueron recibidos por los laboratorios de salud pública del centro de vigilancia de enfermedades transmisibles (PHLS) entre 1975 y 1992 (con un rango de 0 a cuatro informes anuales)", dijo el científico clínico Robert Smith de Public Health Wales.

Una de las últimas veces que apareció en los titulares fue en 2011: según un informe de un caso realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., Un estudiante de laboratorio de la Universidad de Illinois, Urbana-Champaign, lo contrajo accidentalmente debido a contaminación de laboratorio.

La viruela bovina es mejor conocida no por el daño que puede causar, sino por el bien que hizo a la humanidad. A fines del siglo XVIII, el médico inglés Edward Jenner se dio cuenta que la viruela (mucho más mortífera) era menos frecuente en las lecheras. Entonces, usando el líquido de una lesión de la viruela bovina, Jenner creó la primera vacuna prototípica, que inmunizó a las personas contra la viruela.
 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.