Pasar hambre y luego comer de todo ayudaría a bajar de peso, reporta estudio piloto

Cuadro de Peter Paul Rubens

Biólogos estadounidenses han llevado a cabo un estudio piloto sobre la efectividad de la popular dieta 16: 8, conocida también como inanición periódica. Durante 12 semanas, voluntarios con exceso de peso comieron todos los días durante ocho horas mientras que las 16 horas restantes bebieron solo agua. Como resultado, según Nutrition and Health Aging, los participantes redujeron su peso en un 2,6% y su presión arterial sistólica disminuyó en siete milímetros de mercurio.

En el nuevo trabajo, los científicos dirigidos por Krista Varady de la Universidad de Illinois, EEUU, decidieron evaluar la efectividad de la dieta 16: 8. Su principio es bastante simple: todos los días durante 16 horas solo necesita beber agua (u otras bebidas con un contenido calórico cercano a cero), y las ocho horas restantes comer en cantidades ilimitadas. Este método es bastante simple y limita el consumo de alimentos solo a un marco de tiempo: no es necesario controlar la ingesta de calorías.

En el estudio piloto participaron 46 personas con un índice de masa corporal de más de 34 kg/m2 y se dividieron en dos grupos. Al primer grupo durante 12 semanas se le ordenó comer de acuerdo con el plan 16: 8. Y el segundo grupo sirvió como control.

Durante 12 semanas, los participantes del grupo experimental activo perdieron aproximadamente 2,6% de su peso (aproximadamente tres kilogramos) en comparación con el grupo de control. Y su presión sistólica disminuyó en aproximadamente 7 milímetros de mercurio. Además, los participantes en promedio consumieron alrededor de 340 kilocalorías por día menos que los del grupo de control. Todos los otros parámetros (masa grasa, nivel de glucosa, presión diastólica, nivel de colesterol) no difirieron significativamente entre los dos grupos.

Los científicos, por lo tanto, han demostrado que limitar la ingesta de alimentos a un marco de tiempo puede ser una forma efectiva de reducir el peso corporal incluso sin contar las calorías. Además, los resultados del estudio tienen una importancia clínica: una disminución en la presión arterial alta en personas con exceso de peso.

Recientemente, científicos que estudiaron más de 133.000 hombres y mujeres coreanos, descubrieron que el sueño de menos de seis o más de 10 horas al día está asociado con la obesidad, niveles elevados de grasa en la sangre y, en particular, el desarrollo del síndrome metabólico, según escriben en la revista BMJ.

 

DISCLAIMER: La labor de N+1 es la de recoger informar sobre los estudios científicos y su impacto en la salud. De ninguna manera recomendamos algún tipo de dieta y le recordamos al lector que, en caso se quiera variar su alimentación, siempre cuente con la asistencia y guía de un profesional en nutrición.   

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.