Muere Koko, la famosa gorila que podía “hablar” con los humanos

Koko y su maestra y amiga de toda la vida, la Dra. Penny Patterson / Gorilla Foundation

Koko, la gorila de 46 años que se hizo conocida por su impresionante dominio del lenguaje de señas (americano), falleció ayer mientras dormía, según informa la Gorilla Foundation en un comunicado oficial en su propia web.

La famosa primate, además de haber sido la principal embajadora de su especie en peligro de extinción, se ha convertido en un “ícono de comunicación y empatía entre especies”. "La capacidad de Koko por el lenguaje y su empatía abrió la mente y el corazón de millones de personas", enfatiza la fundación.

La Dr. Penny Patterson, psicóloga para animales, se encargó de Koko cuando solo era un bebé. En ese entonces, Patterson trabajaba en un proyecto científico sobre el lenguaje de señas. Esto hizo que la científica y Koko pasen muchas horas juntas hasta hacerse grandes amigas. A partir de esto, es donde comenzó a enseñarle el lenguaje de señas con la ayuda de una intérprete para sordos.

Desde entonces, Koko ha aparecido en innumerables documentales sobre animales y además dos veces en la portada de National Geographic. “Su impacto ha sido profundo y lo que nos ha enseñado sobre la capacidad emocional de los gorilas y sus habilidades cognitivas continuará dando forma al mundo”, agrega la fundación.

Pese a las amenazas, muchas poblaciones de gorilas altamente amenazados han logrado subsistir. Un claro ejemplo aquello son los gorilas de Virunga que se han duplicado en tres décadas. Además, hace unos días se descubrieron que existen más gorilas y chimpancés en África occidental de los que se pensaba.

 

Adrian Díaz
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma


Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma:www.nmas1.org”.​​​​​​

 

 

 

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.