Las personas ansiosas evitan tomar riesgos y la razón está en su cerebro

MaxPixel 

Una reciente investigación publicada en la revista Psychophysiology ha encontrado porque las personas ansiosas tienden a preferir opciones menos riesgosas al momento de tomar una decisión. La respuesta parece estar en una mayor actividad de las regiones cerebrales responsables del control cognitivo.

El proceso de tomar decisiones arriesgadas implica que los dos resultados, favorables y desfavorables, tienen aproximadamente la misma probabilidad de ocurrencia. Cada uno de los resultados, al mismo tiempo, depende de una serie de factores externos: por ejemplo, en la situación de un examen complejo, el resultado depende de qué tan bien la persona está entrenada y qué tan gentilmente lo trata el maestro.

Las personas ansiosas toman decisiones de manera distinta 

La adopción de decisiones arriesgadas puede verse influenciada por las características individuales de una persona. Por ejemplo, el proceso puede verse afectado por la ansiedad situacional, la aparición de la ansiedad en momentos importantes de la vida o la ansiedad personal, un rasgo que se define como la característica mental de una persona.

Para averiguarlo, un equipo de psicólogos bajo la dirección de Johannes Hewig de la Universidad de Würzburg (Alemania) realizó un estudio sobre el funcionamiento del cerebro de personas ansiosas al momento de tomar decisiones arriesgadas.

Los científicos reclutaron a 125 voluntarios, cada uno de los cuales completó el cuestionario del Inventario de Ansiedad Estado-Rasgo (STAI): este cuestionario consiste en 40 preguntas que ayudan a evaluar tanto el nivel de ansiedad general como el nivel de ansiedad situacional. Con base en los resultados de la encuesta, los científicos seleccionaron a 40 personas: 20 personas con un bajo nivel de ansiedad y el mismo número, con uno alto.

Durante el experimento, los participantes de dos grupos tuvieron que elegir una de las dos cartas en la pantalla. Antes de mostrar cada par en la pantalla, apareció una instrucción que describía las ganancias de cada opción. Cada carta podría tener un cuadrado o un rombo, pero la recompensa en efectivo por cada carta era diferente. Por ejemplo, para la primera carta, el cuadrado equivale a 11 centavos y el rombo, 0; mientras que cuando seleccionaba la segunda tarjeta, el cuadrado otorgaba 5 centavos y el rombo, 6.

Observando el cerebro 

Mientras todo eso ocurría los investigadores registraron la actividad cerebral con electrodos EEG unidos a los lóbulos frontales: los científicos estudiaron la actividad en el rango theta (4 a 8 hercios) como un indicador de control cognitivo en el proceso de toma de decisiones.

Después de completar la tarea, a los participantes se les mostró un breve extracto de la película "Halloween", para aumentar su nivel de ansiedad situacional, después de lo cual volvieron a realizar el experimento. Los resultados mostraron que los participantes más ansiosos tienen menos probabilidades de tomar decisiones arriesgadas, tanto antes como después del video. Los resultados del EEG mostraron que los participantes con mayor ansiedad también tenían una mayor actividad de los lóbulos frontales del cerebro en el rango theta.


Porcentaje tomado de decisiones arriesgadas (verticalmente) antes y después de ver la película por los participantes con un nivel de ansiedad alto (rojo) y bajo (negro)
Hewig et al.

Los autores del trabajo mostraron una vez más que las personas con mayor ansiedad son mucho menos propensas a correr riesgos cuando hay una alternativa menos arriesgada. Además, la situación se agrava en caso de que la ansiedad personal se complemente con la ansiedad situacional. Los datos de neuroimagen mostraron que el rechazo del riesgo se debe al aumento del control cognitivo, lo que ayuda a las personas ansiosas a sopesar los pros y los contras y elegir una alternativa menos costosa emocionalmente.

Aunque la ansiedad puede tener efectos negativos, como un signo temprano de Alzheimer, también puede tener efectos positivos como ayudar a fijar los recuerdos con mayor detalle
 

Elizabeth Ivtushok
Traducido por Victor Román

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.