Cráneo de un gibón extinto fue encontrado en la tumba de una noble china

Cráneo del Junzi imperialis
Samuel Turvey / ZSL

En 2004, en el centro de China, científicos encontraron la tumba de una mujer noble, y en ella, los restos de un gibón. Aparentemente, el mono pertenecía a una especie extinta desconocida, y es posible que los humanos fueran la causa de la extinción de la especie, escriben los biólogos en un artículo publicado en Science.

La familia del gibón (Hylobatidae) incluye cuatro géneros y más de 20 especies de monos. En la actualidad, viven en el noreste de la India, la península de Indochina, las islas de Sumatra, Java y Borneo y en el límite sudoeste de China. Pero se sabe por las crónicas históricas que los gibones habitaban en el sur y centro de China hace varios siglos. En el reinado de la dinastía Zhou (1046-256 a.C.), eran animales domésticos de la nobleza. Sin embargo, los científicos rara vez han encontrado restos de gibones del Pleistoceno y Holoceno y normalmente se ha tratado de dientes o huesos de un esqueleto, por los cuales no era posible determinar ni el género ni la especie. 

En 2004, en la antigua capital de China, Xian, los arqueólogos descubrieron la tumba de una dama noble, de los años 300-200 a.C. Posiblemente, la noble dama era la abuela del emperador Qin Shi Huang, el fundador de la dinastía Qin. En la tumba, los investigadores encontraron doce pozos con restos de animales, tanto domésticos como exóticos: linces salvajes, leopardos y osos del Himalaya. Entre los restos había un cráneo parcialmente preservado de un gibón.

Biólogos y paleontólogos británicos, estadounidenses y chinos dirigidos por Samuel Turvey de la Sociedad Zoológica de Londres decidieron averiguar si se trataba de una especie conocida o no. Midieron el cráneo y compararon los resultados de las mediciones con los datos morfométricos de 477 gibones modernos de casi todas las especies conocidas y de restos únicos de una especie extinta.

Los resultados de las mediciones mostraron que el animal pertenecía a un género extinto desconocido al que los investigadores llamaron Junzi imperialis, el "noble imperial". Según los investigadores, es posible que los humanos fueran la causa de la extinción de la especie. 

Hace unos meses, de acuerdo al Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos (FWS), el puma oriental (Puma concolor couguar), fue declarado oficialmente especie extinta en Estados Unidos.

En el año 1973, esta subespecie de puma fue puesta en la lista de especies en peligro de extinción. Luego en 2015, el Registro Federal publicó una solicitud para excluir al animal de la lista, y finalmente el 23 de enero de este año emitió un comunicado donde se le declaró oficialmente extinto.
 

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.