Molecular orgánicas complejas son encontradas por primera vez en Encélado, una luna de Saturno

Una investigación sobre Encélado, la luna de Saturno, publicada en Nature afirma haber encontrado moleculas orgánicas complejas en los geiseres de agua salada que brotan del satélite.

Este descubrimiento representa, hasta la fecha, la posibilidad más fuerte de encontrar vida fuera de la Tierra. "Estamos, una vez más, impresionados por Enceladus", dijo el geoquímico y científico planetario Christopher Glein del Southwest Research Institute quién ha formado parte de la investigación.

"Hemos encontrado moléculas orgánicas con masas por encima de 200 unidades de masa atómica. Eso es más de diez veces más pesado que el metano", añadió Glein. "Con moléculas orgánicas complejas que emanan de su océano de agua líquida, esta luna es el único cuerpo además de la Tierra conocido que satisface simultáneamente todos los requisitos básicos de la vida tal como la conocemos".

Anteriormente, las moléculas orgánicas simples detectadas en el helado satélite tenían menos de 50 unidades de masa atómica y apenas si contenían átomos de carbono.

Ahora, estas grandes moléculas ricas en carbono sugieren la presencia de una delgada película rica en materia orgánica sobre la capa freática oceánica, muy similar a la microcapa superficial del mar aquí en la Tierra, la cual es extraordinariamente rica en compuestos orgánicos.

Lo encontrado supera las expectativas

El año pasado, los datos de la sonda Cassini ya habían revelado la presencia de hidrógeno molecular en las plumas que salían disparadas de la superficie de Encelado, una posible fuente de la cual el agua del océano reaccionaría con las rocas a través de procesos hidrotermales.

Ese proceso se ha observado aquí en la Tierra alrededor de respiraderos hidrotermales, los cuales son aberturas volcánicas en el lecho marino que arrojan calor al agua circundante y que suelen estar alejados de la luz solar. Aun así, la vida subsiste debido a que la energía de los respiraderos permite un proceso distinto a la fotosíntesis: la quimiosíntesis. Las bacterias alrededor de los respiraderos aprovechan la energía química, como la reacción entre el sulfuro de hidrógeno de la ventilación y el oxígeno del agua de mar, para producir moléculas de azúcar, alimentos.

"El hidrógeno proporciona una fuente de energía química que soporta microbios que viven en los océanos de la Tierra cerca de respiraderos hidrotermales", dijo el físico Hunter Waite del Instituto de Investigación del Suroeste. "Una vez que se haya identificado una posible fuente de alimento para los microbios, la siguiente pregunta que debe hacerse es '¿cuál es la naturaleza de los compuestos orgánicos complejos en el océano?' Esta investigación representa el primer paso en esa comprensión: ¡la complejidad en la química orgánica supera nuestras expectativas!"

Una futura misión podría estudiar las moléculas con más detalle

Las moléculas fueron detectadas por el Analizador de Polvo Cósmico y el Espectrómetro de Masas de Iones y Neutros a bordo de la sonda Cassini. El instrumento tomó medidas, tanto de la pluma como del anillo E de Saturno, el segundo anillo más externo del planeta, dentro del cual orbita Encelado.   

Los investigadores esperan que una futura sonda tenga la capacidad de sumergirse en las plumas y que, con la ayuda de un espectrómetro de masas de alta resolución, analice esas moléculas con mayor detalle y con tecnología más avanzada. Mientras tanto, los investigadores aquí en la Tierra siguen observando y experimentando en respiraderos hidrotermales con la esperanza de avanzar en nuestra comprensión de cómo sería la vida en Encelado.

Por ahora, los científicos tienen que seguir analizando los datos envíados por Cassini, que aunque ya fue destruida, sigue siendo valiosa para la ciencia. "Incluso después de su final", dijo Glein, "la nave espacial Cassini continúa enseñándonos sobre el potencial de Encelado para avanzar en el campo de la astrobiología en un mundo oceánico".

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.