Así verían la Tierra unos hipotéticos extraterrestres si apuntaran sus telescopios hacia nosotros

Vista de Urano, Júpiter y el Sol desde el Sistema Solar exterior  
NASA
 

Desde que en 1992 confirmamos el descubrimiento de un planeta extrasolar, los humanos hemos estado intentando observar estos exoplanetas con más detalle y por eso en 2009 lanzamos el telescopio espacial Kepler y más recientemente el TESS. Pero ahora dos científicos de NASA se preguntaron cómo sería si fuera al revés ¿cómo nos verían unos hipotéticos aliens si apuntaran sus telescopios hacia nosotros?

Para eso, Jonathan Jiang del Jet Propulsion Lab de la NASA (JPL) y sus colegas utilizaron datos del Observatorio Climático del Espacio Profundo (DSCOVR), una nave espacial que monitorea los cambios en el ozono, la vegetación y el clima de nuestra Tierra, y observaron nuestro planeta como lo haría una hipotética civilización.  

Los resultados, que ya han sido aceptados en The Astronomical Journal pero que aún no han sido publicados, muestran Júpiter, Venus y la Tierra como pequeñas esferas de colores orbitando una estrella varias veces más grande que los planetas. Nuestra Tierra, destaca especialmente por su color azulado.


Júpiter, Venus y la Tierra con el Sol de fondo
DSCOVR / NASA
 

El equipo logró captar esta imagen luego de promediar dos años de observaciones a través de varias longitudes de onda de luz en una serie de imágenes de un solo punto. El DSCOVR ya era conocido por tomar "selfies" de la Tierra desde más de 1,5 millones de kilómetros de distancia.

Además, al volver a analizar las diferentes frecuencias de luz contenidas en estos puntos, el equipo también pudo recuperar el ciclo de 24 horas de la noche y el día en la Tierra; así como la proporción de mar, tierra, vegetación, hielo y roca, junto con los cambios estacionales en la cobertura de nubes.

Jiang ve su experimento como una línea de base para ayudar a desarrollar telescopios reales, incluido uno que podría buscar directamente signos de vida. Un telescopio que recolecta las longitudes de onda correctas podría detectar la presencia de oxígeno y, por lo tanto, podría buscar ciclos diarios o estacionales de un mundo alienígena fotosintético. "Puedo imaginar que en la generación de mis hijos podremos construir un telescopio de este tipo en la superficie de la luna", dice Jiang.

Aunque captar imágenes mucho más grandes que un pixel sería una tarea increíblemente complicada. Hasta ahora solo hemos tomado algunas imágenes directas de exoplanetas del tamaño de Júpiter, pero hacer lo mismo para un mundo a escala de la Tierra requeriría un telescopio espacial con un espejo de cientos de metros de diámetro. En comparación, el James Webb, el próximo telescopio espacial de NASA, tiene solo 6,5 metros de ancho.

Mientras eso ocurre, podemos seguir analizando la data de otros observatorios como el Gaia o el Kepler, y pronto el TESS o el propio James Webb, si es que no se retrasa una vez más su lanzamiento.

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.