Submarinos rusos se armaron con el misil Bulava, de alcance intercontinental

Bulava

Ministerio de Defensa de Rusia

El misil balístico de los submarinos P-30 Bulava-30 ingresó al arsenal de la Armada rusa, informa Tass citando una fuente en la industria de defensa. La decisión fue tomada tras los resultados del programa de prueba, que se llevó a cabo desde 2011.

Desde finales de la década de 1990, el Instituto de Ingeniería Térmica de Moscú ha estado trabajando en el desarrollo de Bulava. Las pruebas de vuelo del P-30 se llevaron a cabo desde 2004. En total, se llevaron a cabo 32 lanzamientos de misiles, incluidas cuatro salvas. Las últimas pruebas del cohete tuvieron lugar el 22 de mayo de 2018, cuando el submarino nuclear estratégico Yuri Dolgoruky lanzó cuatro Bulavas.

El misil balístico de tres etapas Bulava está parcialmente unificado con el Topol-M. La longitud del portador es de 12.1 metros, y el diámetro es de 2 metros. El alcance del misil es de aproximadamente 9.300 kilómetros. Bulava puede llevar hasta diez ojivas nucleares de orientación individual con la capacidad  de cambiar la dirección. La capacidad de cada unidad es de 150 kilotones.

Bulava se convirtió en el principal armamento de los submarinos del proyecto Borey que llegaron a la flota en 2013. Estos barcos pueden llevar 16 misiles balísticos.

Asimismo, los submarinos autónomos no tripulados "Poseidón", que se están desarrollando en el marco del proyecto "Status-6", ingresarán a la Armada rusa hasta el 2027. Según lo informado por TASS, con referencia a una fuente en el complejo industrial de defensa, la compra de estos robots se incluyó en el programa estatal de armamento de Rusia.

María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.