Inclumplir esta norma en una carrera puede darle segundos de ventaja a algunos ciclistas

 

The Peloton Project. /TU Eindhoven

Ir detrás de otro automóvil, o de un compañero, reduce la resistencia al viento de los ciclistas. Sin embargo, menos conocido es que este efecto también funciona para los que se encuentran delante. Una investigación aerodinámica de la Universidad de Tecnología de Eindhoven (Bélgica) muestra que los corredores en una carrera contrarreloj pueden ahorrar segundos vitales al acercarse al siguiente auto del equipo.

En una corta distancia, como en el prólogo del Tour de Francia, eso puede ahorrar hasta 6 segundos: suficiente para marcar la diferencia entre ganar o perder. En pruebas de tiempo más prolongado y eventos como campeonatos mundiales, el efecto puede incluso sumar decenas de segundos, según el profesor de aerodinámica Bert Blocken, asesor del sindicato internacional de ciclistas UCI, quien afirma que "las reglas actuales podrían conducir a una ventaja injusta".

El experto ha calculado los efectos que los automóviles que trasitan detrás del pelotón tienen sobre los ciclistas. Esos coches deberían mantener oficialmente una distancia de al menos 10 metros, aunque en la práctica a menudo mantienen un espacio más corto. Su equipo generó una réplica del pelotón por ordenador formada por 121 ciclistas con los que se realizarían diversas simulaciones en túneles de viento. Según sus conclusiones, ir a cola de pelotón y en las filas centrales reducía el esfuerzo requerido por un ciclista para circular a 54 kilómetros por hora entre un 5% y un 10%. Es decir, un ciclista protegido en el interior de la gran masa, invierte en su desplazamiento apenas una décima parte del que se encuentra al frente del pelotón.

The Peloton Project. /TU Eindhoven

Así, los corredores en esta contrarreloj pueden ahorrar alrededor de 6 segundos si el auto del equipo mantiene una brecha de 5 metros, en lugar de los 10 metros establecidos por las regulaciones. Esa diferencia puede ser decisiva: las pruebas de tiempo a menudo se han ganado o perdido con márgenes más pequeños. En una prueba de tiempo típica de 50 kilómetros, la diferencia de tiempo puede agregar hasta 20 segundos o más. Y si la brecha entre el piloto y el coche del equipo se reduce a solo 3 metros, puede incluso alcanzar un minuto completo. Estrictamente hablando eso puede estar en contra de las reglas, pero las imágenes de televisión muestran que en la práctica los autos de equipo no siempre observan los 10 metros establecidos por las regulaciones.

Aunque el efecto en la práctica puede ser menor debido a las condiciones cambiantes, Blocken lucha por cambiar las reglas: "Esa brecha de 10 metros originalmente se estableció por razones de seguridad, cuando este efecto no se conocía. Para eliminar cualquier duda, la UCI debería ahora aumentar la brecha mínima a 30 metros, porque a esa distancia, el efecto de los autos de equipo es insignificante. Y, por supuesto, eso debe hacerse cumplir estrictamente para garantizar que todos se apeguen a él ".

El ciclismo no es el único deporte estudiado por la ciencia. En 1971, el jugador de baloncesto Rick Barry sorprendió al público durante un partido de la NBA cuando lanzó un tiro libre impulsando los brazos desde debajo de los hombros, una técnica inaudita en este deporte. Aunque polémico, su método era tremendamente eficaz: anotó 23 tiros consecutivos y su eficacia en la línea de tiro libre era del 90%. Por ello, investigadores de la Universidad de Yale (EE UU) se interesaron por entender la física que está detrás de varias técnicas de tiro, desde encestar una bola de papel en la papelera, hasta un un lanzamiento de cricket. En su trabajo, publicado en la revista Royal Society Open Scienceestudiaron las posibilidades que tenía cada pelota de alcanzar su objetivo, dependiendo del estilo, la velocidad y la precisión con la que se tira. El estudio le da la razón a Barry, 46 años después: tras analizar la física del lanzamiento perfecto, indican que este, apodado como 'el tiro de la abuelita' puede ser el más eficaz, ya que genera el equilibrio perfecto entre velocidad y precisión.

Redacción N+1

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.