Comer nueces podría aumentar la calidad y cantidad de los espermatozoides

Pexels

Una de las causas comunes de infertilidad tiene que ver con que el hombre que pretende concebir tiene una baja concentración de espermatozoides en su semen, principalmente en los países más ricos del mundo, según las conclusiones de un megaestudio realizado el año pasado a 43.000 hombres que sugiere que ha habido un significativo declive en el conteo de esperma de los hombres de regiones como Norteamérica, Europa, Australia y Nueva Zelanda.  Ahora, otro trabajo realizado por investigadores de las universidades Autónoma de Barcelona y Rovira i Virgil de Reus (España), afirma la inclusión de frutos secos en una dieta regular mejora significativamente la calidad y la función de los espermatozoides humanos.

Los resultados han sido presentados en el 34ª encuentro anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE), que se celebra estos días en Barcelona, y que congrega a más de 10.000 especialistas del campo de la medicina y la ciencia reproductiva. El ensayo midió los parámetros convencionales del semen y los cambios moleculares durante un período de estudio de 14 semanas en las que 119 hombres jóvenes sanos de entre 18 y 35 años fueron asignados a su dieta habitual de estilo occidental complementada con 60 gramos al día de almendras, avellanas y nueces mixtas. Los hallazgos, dicen los investigadores, "respaldan un papel beneficioso del consumo habitual de nueces en la calidad de los espermatozoides" y reflejan una necesidad de investigación sobre recomendaciones dietéticas específicas para hombres.

En un contexto de disminución de la cantidad y calidad del esperma humano, atribuido en los países industrializados a "contaminación, tabaquismo y tendencias hacia una dieta al estilo occidental", según los investigadores, los sujetos aleatorizados para el grupo de nueces hubo mejoras significativas en su conteo de espermatozoides, vitalidad, motilidad y morfología (forma); estos fueron consistentes con las mejoras encontradas en otros estudios recientes con dietas ricas en omega-3, antioxidantes (p. ej., vitamina C y E, selenio y zinc) y folato. Las nueces son alimentos densos que contienen muchos de estos nutrientes y otros fitoquímicos.

Para el estudio, se analizaron muestras de esperma y sangre al inicio y después de las 14 semanas, registrándose no solo parámetros de esperma (según los puntos de referencia de la OMS) sino también cambios en varios factores moleculares, incluida la fragmentación del ADN espermático.  Los resultados encontraron, en primer lugar, niveles significativamente más altos de recuento de espermatozoides, vitalidad, motilidad y morfología en los hombres asignados al azar a la dieta con nueces que en aquellos que seguían sus dietas habituales. Las mejoras en el primer grupo fueron en torno al 16% en el conteo de espermatozoides, el 4% en la vitalidad de los espermatozoides, el 6% en la motilidad de los espermatozoides y el 1% en la morfología, parámetros asociados con la fertilidad masculina. Además, los sujetos en el grupo de nueces también mostraron una reducción significativa en sus niveles de fragmentación de ADN espermático, un parámetro estrechamente asociado con la infertilidad masculina. De hecho, fue este cambio en el nivel de fragmentación del ADN en las células espermáticas por el cual los investigadores explicaron, al menos en parte, la mejora en el conteo de espermatozoides, la motilidad y la morfología.

Entonces, ¿los hombres que esperan concebir un bebé, ya sea de forma natural o con FIV, deberían agregar nueces a su dieta diaria? "Todavía no podemos decir eso, basándonos únicamente en los resultados de este estudio. Sin embargo, en la literatura se está acumulando evidencia de que los cambios de estilo de vida saludables, como seguir un patrón dietético saludable podrían ayudar a la concepción, y por supuesto , los frutos secos son un componente clave de una dieta saludable mediterránea ", señala el autor principal del estudio, Albert Salas-Huetos, que advirtió de que los sujetos en el estudio eran todos hombres sanos y aparentemente fértiles, que seguían una dieta al estilo occidental, y por tanto, los resultados no se pueden extrapolar a la población en general.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, tecnología que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.