La mayor invasión de polvo del Sáhara en el Océano Atlántico en 15 años

Observatorio Terrestre de la NASA

Al desierto del Sahara, el Caribe y el estado de Texas (EE.UU.) los separan miles de kilómetros, pero esta distancia no fue problema para la enorme nube de polvo que conectó estos lugares a finales del pasado mes de junio. 

El 18 de junio, los satélites comenzaron a detectar gruesas columnas de polvo sahariano que pasaban sobre Mauritania, Senegal, Gambia y Guinea-Bissau antes de moverse sobre el Océano Atlántico. Durante los siguientes diez días, los cielos de África occidental y del Atlántico tropical se tiñeron de un matiz amarillo a medida que los vientos empujaban pulso tras pulso el polvo sahariano hacia el oeste. Según un análisis preliminar, esto llevó al Atlántico tropical una de sus semanas más polvorientas en 15 años.

El siguiente mapa, compartido por el Observatorio Terrestre de la NASA, muestra el polvo que cruza el Atlántico el 28 de junio de 2018 como lo representa el Modelo del Sistema de Observación de la Tierra Goddard, Versión 5 (GEOS-5). Una simulación de GEOS-5 muestra penachos de polvo de lugares tan lejanos como Irak y Arabia Saudita que atraviesan el norte de África a mediados de junio. Sin embargo, gran parte del polvo que cruzó el Océano Atlántico parecía provenir de la depresión de Bodele, un lecho de un lago seco en el noreste de Chad.

Observatorio Terrestre de la NASA

GEOS-5 es un modelo atmosférico global que usa ecuaciones matemáticas para representar procesos físicos. Las mediciones de las propiedades físicas, como la temperatura, la humedad y las velocidades e indicaciones del viento, se combinan rutinariamente en el modelo para mantener la simulación lo más cerca posible de la realidad observada. Los millones de cálculos involucrados en un modelo tan detallado requieren miles de procesadores de computadora.

Normalmente, cientos de millones de toneladas de polvo se recogen en los desiertos de África y se arrastran a través del Océano Atlántico cada año. Ese polvo ayuda a construir playas en el Caribe y fertiliza los suelos del Amazonas. Afecta la calidad del aire en América del Norte y del Sur. Es probable que desempeñe un papel en la supresión de los huracanes y también la disminución de los arrecifes de coral.

Los desiertos generalmente se definen por una precipitación promedio baja: 100 milímetros de lluvia por año o menos. Investigadores de la Universidad de Maryland (EE.UU.).analizaron los datos de lluvia registrados en toda África entre 1920 y 2013 y descubrieron que el desierto del Sahara se ha expandido en un 10% desde 1920. Según sus datos, otros desiertos también podrían estar expandiéndose. En verano, se produjo un aumento de casi 16% en el área estacional promedio del desierto en el lapso de 93 años cubierto por el estudio. Los resultados del estudio sugieren que el cambio climático causado por los humanos, así como los ciclos climáticos naturales como la Oscilación Multidecadal Atlántica (AMO), es un ciclo climático que afecta la temperatura de la superficie del Océano Atlántico Norte, causaron la expansión del desierto. El patrón geográfico de expansión varió de temporada en temporada, con las diferencias más notables ocurriendo a lo largo de los límites norte y sur del Sahara.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.