Un paladar a prueba de bombas: a las musarañas arborícolas ‘les gusta’ el chile

Pixabay

Casi todos los mamíferos evitan comer chiles y otros alimentos picantes, pero la tupaya, o musaraña arborícola, es más valiente: según un estudio publicado en PLOS Biology, este animal no se ve afectado por el ingrediente activo en los chiles debido a una sutil mutación en el receptor que lo detecta. Especulan que se trata de una adaptación evolutiva para permitirles tolerar una planta de pimienta que forma parte de su dieta.

Los capsaicinoides, incluida la capsaicina que se encuentra en los chiles, son sustancias químicas que impiden que los animales los coman. Actúan desencadenando la activación de TRPV1, un canal iónico que se encuentra en la superficie de las células sensibles al dolor en la lengua y en otros lugares. El trabajo normal de TRPV1 es alertar a los animales sobre la presencia de calor dañino, por lo que los capsaicinoides inducen una sensación de ardor intenso. Mientras que los humanos pueden desarrollar una tolerancia e incluso un gusto por los capsaicinoides, la mayoría de los animales evitan alimentarse de las plantas que los contienen.

Tupaia belangeri. /Wikimedia Commons

Los autores, del Instituto de Zoología de Kunming en China, observaron que las musarañas chinas (Tupaia belangeri chinensis) se alimentaban activamente de chiles y, a diferencia de los ratones, no reducían su ingesta de alimentos a medida que aumentaba la concentración de capsaicina. Así, hallaron que, aunque los niveles de TRPV1 en ratones y musarañas de árbol eran similares, y que ambos mamíferos respondían de forma similar a otros estímulos dolorosos, el canal de iones TRPV1 en la musaraña arborícola respondía mucho menos a la capsaicina. La razón: las proteínas TRPV1 de ratones y musarañas de árbol difieren en un solo aminoácido en el bolsillo de unión para la capsaicina, una mutación que los investigadores afirman que reduce la capacidad de unión, y por lo tanto el potencial inductor del dolor. 

Mientras que los propios chiles no crecen en el entorno de la musaraña del árbol, una planta que produce abundantes capsaicinoides, la planta Piper boehmeriaefolium, lo hace, y esta una fuente importante de alimento para la musaraña del árbol. La capacidad de alimentarse de esta planta, mientras que la mayoría de las otras especies la evitan, sugieren los autores, era potencialmente un importante impulsor de la propagación de la mutación TRPV1 a través de la población de musaraña arbórea a lo largo del tiempo.

Científicos han descubierto una estrategia dietética que puede atacar la obesidad mediante la reducción de la endotoxemia, un importante contribuyente a la inflamación crónica de bajo grado (CLGI). Los investigadores descubrieron una interacción entre la capsaicina dietética (CAP), el principal componente del chile o ají rojo y la microbiota intestinal.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.