El Pentágono cree que la computación cuántica será clave para la guerra en el espacio

Concepto artístico de un sistema de defensa de satélites
Wikimedia Commons
 

La nación que quiera tener la hegemonía, deberá tener la última tecnología. Por esa razón el Pentágono está enfocando sus esfuerzos en contar con computación cuántica antes que China. La tecnología se está desarrollando para muchas aplicaciones civiles, y los militares la consideran disruptiva para la guerra de información y espacial.

La Fuerza Aérea de EE.UU. en particular se centra en lo que se conoce como la ciencia de la información cuántica. "La vemos como una tecnología muy disruptiva", dijo Michael Hayduk, jefe de la división de informática y comunicaciones del Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea. Algunas de las capacidades más codiciadas que podría ofrecer la computación cuántica son los algoritmos de inteligencia artificial, encriptación altamente segura para satélites de comunicaciones y navegación precisa que no requiere señales de GPS.  

Un encuentro con una agenda clara 

De acuerdo al portal Space.com, Hayduk estuvo la semana pasada en una reunión del Defense Innovation Board (DIB), un panel de ejecutivos de tecnología y científicos que asesoran al secretario de Defensa. El DIB se reunió en las oficinas del Pentágono en Silicon Valley, la Defense Innovation Unit Experimental.

“Las computadoras cuánticas son la generación más nueva de supercomputadoras y la ciencia de la información cuántica es la aplicación de las leyes de la mecánica cuántica a la ciencia de la información”, explicó Hayduk. "La Fuerza Aérea se está tomando esto muy en serio, y hemos invertido durante bastante tiempo", agregó.

Así mismo, el especialista dijo que el Pentágono está especialmente intrigado por el potencial de la computación cuántica para desarrollar comunicaciones seguras y navegación inercial en entornos negativos y probados por GPS. "Es un área clave en la que estamos muy interesados", dijo Hayduk.

Aunque admitió que algunas de estas tecnologías tomarán años en materializarse. "En tiempo y detección, vemos capacidades de prototipo en un plazo de cinco años", dijo. Los sistemas y redes de comunicaciones tomarán incluso más tiempo.

Los relojes cuánticos se consideran una alternativa viable al GPS en escenarios que requieren una sincronización perfecta entre múltiples sistemas de armas y aeronaves, por ejemplo, dijo Hayduk. "Estamos estudiando la precisión del GPS en entornos denegados", agregó. "A menudo se necesitan varias actualizaciones de GPS a lo largo del día para sincronizar las plataformas. Queremos evitar eso, así que si estamos en un entorno denegado aún podemos mantenernos sincronizados".

Vigilando al resto de naciones

Hayduk, también dijo que el Pentágono estaba observando lo que hacían otras naciones, en especial China que invertirá de 10 mil millones a 15 mil millones de dólares durante los próximos cinco años en computación cuántica. China ya ha desarrollado satélites cuánticos que no pueden ser hackeados. "Han demostrado una gran tecnología", dijo Hayduk.

Sin embargo, aseguró que los EEUU no estaban imitando al gigante asiático, sino que estaban “mirando a todo el ecosistema: suelo, aire, espacio y formamos un verdadero red alrededor de eso" y para eso, además de dinero se necesitaba de capital humano. En especial, físicos e ingenieros cuánticos.

Además de China, otros países que están entrando en la carrera son el Reino Unido, la Unión Europea, Canada, Australia e Israel. La gran ausencia, sin duda, es Rusia.


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.