CRISPR/Cas9, la revolucionaria técnica de edición genética, podría generar peligrosas mutaciones

Flickr 

El CRISPR/Cas9 es una técnica de edición genética que permite eliminar y reemplazar secciones de ADN en las células de cualquier organismo. Pero aunque ha sido descrita como uno de los avances más importantes en la ciencia moderna, no estaría libre de peligros, según un estudio publicado en Nature.

Una investigación sistemática del CRISPR/Cas9 en células humanas y de ratón ha descubierto que la técnica parece causar extensas mutaciones y daños genéticos que no serían detectados por las pruebas de ADN existentes.

"Esta es la primera evaluación sistemática de eventos inesperados como resultado de la edición CRISPR/Cas9 en células terapéuticamente relevantes", explica el genetista Allan Bradley del Instituto Wellcome Sanger en el Reino Unido. "Descubrimos que los cambios en el ADN se habían estado subestimando seriamente", añade.

Estudio basado en una alerta anterior 

Esta no es la primera vez que los científicos alertan sobre las posibles dificultades de CRISPR. En mayo del año pasado, un equipo de la Universidad de Columbia dijo que la revolucionaria técnica podría introducir cientos de mutaciones fuera del objetivo del genoma.

Esas afirmaciones se retractaron más tarde cuando los científicos involucrados en el estudio original no pudieron replicar sus propios resultados. Sin embargo, desde entonces otras investigaciones también han sugerido que CRISPR podría causar efectos secundarios peligrosos.

Una de ellas es la de Bradley, quien con ayuda de sus colegas, examinó los efectos de la técnica sobre las células madre de ratón y las células epiteliales de la retina humana.

"Mi experimento inicial usó CRISPR/Cas9 como una herramienta para estudiar la actividad genética, sin embargo, se hizo evidente que algo inesperado estaba sucediendo", dice Michael Kosicki, primer autor del nuevo estudio. "Una vez que nos dimos cuenta del alcance de los reordenamientos genéticos, lo estudiamos de forma sistemática, observando diferentes genes y diferentes líneas celulares terapéuticamente relevantes, y demostramos que los efectos CRISPR/Cas9 eran ciertos".

Mutaciones en varios miles de bases de ADN 

Los efectos a los que hace mención Kosicki incluyen grandes “borrados” o “mutaciones” que ocurrieron incluso varios miles de bases de ADN (también conocidas como kilobases) lejos del sitio que fue editado por el CRISPR/Cas9.

Al alterar el funcionamiento saludable de los genes y las células, no solo esas mutaciones significativas del código de ADN pueden tener efectos potencialmente dañinos, sino que los análisis estándar de genotipificación del ADN pueden no detectar estos errores, advierten los investigadores.

En el peor de los casos, si tales ediciones destrozadas se introdujeran en humanos en un tratamiento con CRISPR/Cas9, genes importantes podrían terminar encendiéndose o apagándose, lo que podría generar consecuencias de salud potencialmente graves.

"En el contexto clínico de editar muchos miles de millones de células, la multitud de diferentes mutaciones generadas hace probable que una o más células editadas en cada protocolo estén dotadas de una importante lesión patogénica", escriben los autores. "Tales lesiones pueden constituir un primer 'golpe' cancerígeno en células madre y progenitores, que tienen una larga vida replicativa y pueden volverse neoplásicas con el tiempo", añaden.

Si estos efectos secundarios imprevistos pueden introducirse mediante el uso de CRISPR/Cas9 para recortar el genoma, es imperativo que las aplicaciones clínicas futuras aborden los riesgos, recomiendan los investigadores.

Prudencia y humildad 

Por eso, para Lluís Montoliu, investigador del Centro Nacional de Biotecnología en Madrid, es importante tener prudencia. "Tenemos que asumir humildemente nuestras limitaciones, no lo controlamos todo, lo que podemos hacer es seleccionar aquellas células que se hayan editado correctamente y eso lo podemos hacer cuando las células están fuera de la persona", dijo a la BBC.

Montoliu también agrega que se debe promover el uso responsable de estas tecnologías y debemos realizar las aplicaciones clínicas una vez que ya sean efectivamente seguros. "Nadie va a entrar en un quirófano para operarse con un 5% de posibilidades de éxito. Esperamos que el cirujano nos diga usted va a tener por lo menos un 50% de posibilidades", explicó el especialista español.

Finalmente, todavía se necesita mucha más investigación para averiguar si es posible evitar que surjan estos errores de edición. "Es importante que cualquier persona que piense en usar esta tecnología para la terapia génica proceda con precaución, y observe cuidadosamente los posibles efectos nocivos", añade Bradley.

A pesar de los peligros del CRISPR/Cas9 (de hecho su creadora admitió sentirse como un Dr. Frankestein), la técnica ya ha ofrecido mejoras tangibles: por ejemplo un grupo de científicos argentinos modificaron genéticamente la papa para evitar que se eche a perder rápido. Así mismo, investigadores de la Universidad de Emory, modificaron unos mosquitos con la finalidad de evitar trasmitiera enfermedades infeccionsas.
 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​ 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.