La sequía en Irlanda revela un posible 'stonehenge'

Anthony Murphy. /Twitter

La reciente ola de calor vivida en Irlanda ha resultado crucial para descubrir un lugar de posible interés arqueológico en el sitio Brú na Bóinne, cerca de Newgrange en Co Meath. El hallazgo, "muy significativo" según el Departamento de Cultura del gobierno irlandés, es un posible 'henge', o recinto circular, que podría medir hasta 200 metros de diámetro y se construyó unos 500 años después del investigado complejo de Newgrange, que data del año 3.000 antes de Cristo.

Las imágenes aéreas muestran el contorno del sitio en forma de una marca de recorte. Tales marcas de corte son crecimiento diferencial de cultivos que indican la presencia de características arqueológicas enterradas.

Las condiciones excepcionales de clima seco de las últimas semanas y el creciente despliegue de drones para el uso de fotografías aéreas está produciendo algunos descubrimientos notables, según el National Monumental Service de Irlanda, citado por la RTEEl dron que capturó la imagen pertenece al historiador y autor Anthony Murphy, quien ha estado grabando y escribiendo sobre el Valle de Boyne durante muchos años: "El clima es absolutamente crítico para el descubrimiento de este monumento. He volado un dron sobre el Valle de Boyne regularmente y nunca he visto esto".

La poca humedad que queda en el suelo "se conserva más en los restos arqueológicos de lo que lo hace en el suelo circundante, así que la cosecha que crece del suelo es más verde ahí y más secas fuera de ellas". Cuando se recoja esa cosecha, todas las huellas superficiales del monumento desaparecerán y "es posible que no volvamos a verlo durante dos o tres décadas, dependiendo de cuándo tengamos otro período de sequía prolongado como este", explica Murphy. 

Para la arqueóloga Geraldine Stout, "estos monumentos henge se construyeron hasta 500 años después del uso principal de Newgrange y en muchos casos en realidad encierran el área de monumentos". El campo donde se realizó el descubrimiento es de propiedad privada y actualmente no se puede acceder de forma pública.

Durante siglos, arqueólogos y anticuarios se han preguntado por qué Stonehenge está donde está. No se ha encontrado explicación a por qué esas gigantes piedras se arrastraron millas hasta una ladera poco importante en la llanura de Salisbury y las teorías han ido desde lo más prosaico (era un sitio tradicional de banquete) hasta lo extravagante (las piedras fueron transportadas por extraterrestres antiguos). En abril, uno de los pocos arqueólogos que ha excavado dentro de Stonehenge dijo tener la respuesta: algunas de ellas, ya estaban allí antes de que llegaran los humanos.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​ 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.